Se profundizan las discrepancias en la CGT

Héctor Gómez dijo dar un paso al costado. José Giménez busca el aval nacional. Fornerón pide se intervenga la conducción central

Posadas. Son cada vez más duras las diferencias entre los tres sectores que discuten por la conducción de la regional Misiones de la Confederación General del Trabajo (CGT).

El Brazo Político Sindical (Braposi), afirma que desde el viernes último José Giménez es el secretario general y junta la documentación necesaria para enviar a la mesa nacional.

Héctor Gómez, quien estaba al frente de la Regional, dijo dar un paso al costado y considera que aún no hay un delegado regional. Por su parte, el candidato del Frente Sindical, Lino Fornerón, espera que la mesa nacional intervenga y que se abra un diálogo entre los sectores.

“La secretaría está constituida y aprobada por el plenario del último viernes. Ante la ausencia de los otros sectores que firmaron el acta del 15 de septiembre, tomamos la determinación que correspondía según lo acordado. A partir de hoy pusimos en funcionamiento la confederación”, afirmó José Giménez, del Braposi.

Esta decisión molestó de sobre manera a los otros sectores, que consideraron que, tanto el plenario como la constitución de un nuevo directorio no tienen validez.

“No hubo ni hay un delegado regional, porque no existió ningún plenario el viernes, ese no tiene validez porque solamente pueden convocar a un plenario desde la Nación, o de todos los representantes de los gremios, y no solamente un grupo”, afirmó Gómez.

Por su parte, Fornerón, manifestó su decisión de “esperar una convocatoria pero que sea seria, ya sea por parte de la provincia o de la Nación, para que conversemos, nosotros ni aprobamos ni apoyamos la decisión tomada”.

Desencuentros

El objetivo es la mayoría es concretar un consenso acerca de cómo avanzar en la normalización total de la CGT Misiones. Ayer debían reunirse los tres sectores para debatir acerca del futuro de la entidad gremial, pero la reunión no se concretó. Solo hubo acusaciones cruzadas de ausencia.

“El domingo hablamos con Gómez y acordamos reunirnos esta mañana (por ayer) y ellos no fueron”, afirmó Giménez.

Por otra parte, Gómez indicó: “quisimos dialogar el domingo y no pudimos hacerlo y hoy (por ayer) nos reunimos con el frente sindical y Giménez no fue”.

Al parecer la solución para resolver este conflicto debería llegar desde la dirigencia nacional de la confederación de trabajadores. Desde los tres sectores se sostiene que la Nación debe tomar cartas en el asunto, pero de diferente manera.

Mientras tanto, Giménez está juntando la documentación necesaria para enviar al directorio nacional, en espera del aval de su nombramiento.

Por su parte; Fornerón espera que la nación intervenga para reabrir el diálogo y poder llegar a un consenso, o que permita una elección. Y Gómez, sostiene que la Nación deberá decidir si prorroga nuevamente el mandato del directorio, o no, aunque afirmó que él “da un paso al costado en la conducción”.

Es momento del debate

Los tres sectores mayoritarios de la provincia coinciden en la necesidad de abrir al diálogo y el debate, pero cada uno lo hace desde puntos diferentes.

Para Giménez, las demás organizaciones que conforman la CGT en Misiones deben acercarse al nuevo directorio para conformar la conducción y comenzar a trabajar, de forma unida, en la solución de los problemas de los trabajadores misioneros.

“Le hacemos el pedido a todas las organizaciones que se acerquen a trabajar y que se unan al proyecto que tenemos para el movimiento obrero misionero”, manifestó Giménez.

Por su parte, Fornerón indicó “es necesario un diálogo con toda seriedad y esperamos que tomen intervención desde Buenos Aires y nosotros vamos a acatar lo que decidan”. Por otro lado, Gómez resaltó que “este es un momento de reflexionar y debatir para buscar una solución que no dañe al movimiento obrero”.

En este contexto, la actual situación de la regional Misiones de la Confederación General del Trabajo, parece estar en manos de la conducción nacional. Decisión que, al parecer, sería la única que escucharán y aceptarán como válida, los sectores en disputa.

Comentá la nota