Se profundiza la disputa por el terreno donde se levantan los dos edificios

Por una ley de 1951, de 12 mil m2 de terreno municipal se donaron 5 mil para construir el edificio de la Cruz Roja.Un decreto de 1965 otorgó la propiedad a la Provincia. Se escrituró sin especificar la fracción de la entidad filantrópica.
El paso del tiempo fue clave para que los lazos institucionales entre el Hospital Arturo Oñativia y la sede salteña de la Cruz Roja se rompieran. Durante más de 40 años las dos entidades convivieron en un terreno de más de 12 mil m2 sin inconvenientes, pero con un solo titular en las escrituras: la Cruz Roja Argentina, pese a que el espíritu de la ley que otorgó los terrenos indicaba otra cosa.

La causa del desencuentro fue un error administrativo que al principio no fue de importancia para las autoridades de la Provincia y tampoco para la mencionada entidad.

Sin embargo, la situación cambió, tanto que hoy las partes parecen estar a las puertas de un proceso judicial para dirimir el conflicto, que se profundizó luego de una carta documento de la Cruz Roja que intimaba al Gobierno provincial a explicitar la fecha en la que los terrenos serían devueltos a la entidad humanitaria.

Lo que se discute es que hay un terreno (subdivido en dos matrículas) cuyo titular es la Cruz Roja.

La ley 1.401, sancionada en octubre de 1951, autoriza al municipio a donar "una fracción de terreno que, según plano registrado en la Dirección General de Inmuebles, bajo el número 1.456, tiene una forma aovada, con una superficie total aproximada de 5.000 m2 limitado en toda su extensión por el pasaje Las Tipas (luego Los Paraísos) y la calle Los Lapachos" (hoy Güttemberg y Eduardo Paz Chaín).

El objetivo de la donación fue brindarle un espacio a esta entidad sin fines de lucro.

En el texto de la ley se habla de "una fracción de terreno de 5.000 m2", dentro de uno mayor de 12 mil m2. Además, a través de la ley se le otorgó un subsidio para colaborar con la construcción del edificio, en aquel momento de $500.000.

El error

Catorce años después, en 1965, se tomó conocimiento que la totalidad del terreno -incluida la fracción correspondiente a la donación- pertenecían en realidad al dominio provincial y no a la Municipalidad capitalina, como se creía. Pese a esto, a través del decreto ley 6.882, la provincia consideró que "por tal motivo quedan sin efecto las disposiciones de la ley 1.407", pero sin embargo destacó que "dado el tiempo transcurrido y que la institución lleva usufructuando las instalaciones de su sede, resulta conveniente regularizar la situación mediante la transferencia formal y efectiva del dominio". Además mencionó que "dona sin cargo el terreno fiscal de la parcela 1, de la manzana 8, sección N, catastro 1.456, y el edificio en él construido por el Gobierno de la Provincia".

Es entonces cuando surge el error. El decreto no delimita la fracción de 5.000 m2 mencionada en la ley, y es cuando dos meses después se labran las escrituras por la totalidad del terreno -12 mil m2- a nombre de la Sociedad Argentina de la Cruz Roja.

"Esta situación está totalmente fuera de lugar. Si bien en aquella oportunidad el decreto no especificó puntualmente el espacio que se donaba, es muy claro en la intención de mantener el espíritu de la ley", declaró Ernesto Saravia Day, gerente del Hospital Oñativia. "A través de ese decreto se dona el mismo terreno que se había entregado antes, con el edificio construido, pero se aclara que pertenece a la Provincia y no al municipio. Es muy simple", añadió.

Carta documento

En el año 2008, el presidente de la Cruz Roja Filial Salta, Daniel Cima, envió una carta documento dirigida al gobernador de la Provincia, en la que se intimaba en un plazo de 15 días a anunciar en qué tiempo "se reintegrará el inmueble de nuestra propiedad donde funciona actualmente el hospital Oñativia". Además afirma que "caso contrario iniciará un juicio para la fijación de dicho lazo y para la obtención de la restitución judicial en caso de oposición".

Saravia Day señaló que "esa carta documento quedó parada porque iniciarían las negociaciones para llegar a un acuerdo, entre el Gobierno y esa institución. Pero es importante tener en cuenta que desde un primer momento se actuó de buena fe, porque ese terreno es provincial, y el inmueble de la Cruz Roja también fue construido por la Provincia", afirmó.

"Todo está demostrado en los planos. El antiguo titular de esa institución, el doctor Cozman, firmó los planos en los que se establece la subdivisión del terreno. Allí, es claro que en la matrícula 92.663, con una superficie de más de 5 mil metros funciona la Cruz Roja, mientras que en la matrícula 92.664, con una superficie de más de 7 mil metros, está el edificio del Hospital Oñativia".

Saravia Day agregó que "en 1972 se inauguró el edificio del Oñativia, y allí estuvo el entonces gobernador, mayor Ricardo Spangenberg, y el ministro de Salud de la Nación, porque este lugar se construyó con fondos nacionales. Es claro que la Nación no va a construir nada en un predio ajeno, y en aquel momento ya la Cruz Roja podría haber iniciado actuaciones para impedirlo, y no lo hicieron porque saben que este terreno es provincial", concluyó.

Comentá la nota