Se profundiza el conflicto en Sejun

NEUQUÉN (AN).- La línea disidente con la dirigencia que renunció a sus cargos en Sejun y que convocó a elecciones objetó el proceso ante el ministerio de Trabajo y pidió que se delegue la conducción a "miembros titulares y adjuntos no renunciantes". Si prospera el gremio quedaría a cargo del subsecretario Rafael Rubio.
La nota fue presentada el martes en la delegación local del ministerio nacional. Firmada por Mario Ángel Alonso, Alejandra Santarelli, Mario Merino y Marina López Dorigoni, todos dirigentes electos a fines de 2009 junto a la conducción renunciante, denunció "las graves irregularidades y perturbaciones institucionales" provocadas "por las conductas antidemocráticas de un grupo de dirigentes encabezados por el secretario general Edgardo Cherbavaz".

El 14 de septiembre de 2009 se realizó la elección para la renovación de autoridades, donde se proclamó a las autoridades electas por lista única. Los problemas comenzaron con la fractura de la conducción, con Cherbavaz por un lado y Rubio por el otro.

Denunciaron que, "a poco de andar, el secretario general se negó a convocar a reunión del órgano ejecutivo". "Comenzó a tomar decisiones inconsultas y unilaterales, propició un clima de desunión, impulsó prácticas facciosas y ejerció la violencia física". Pretenden que se declare nulo el llamado a elecciones y que, de concretarse, se deberían realizar el 25 de este mes. Rubio sostuvo en diciembre que parte de las diferencias con Cherbavaz tenían que ver con "la postura a tener con el TSJ".

Comentá la nota