Se profundiza el conflicto con los aborígenes en el norte

Se profundiza el conflicto con los aborígenes en el norte
Se trata de un grupo de 50 personas, de las comunidades de Tonono, El Arenal y Monteveo. Ya llevan más de un mes con el reclamo, interrumpiendo el tránsito de vehículos en las rutas 34 y 86.
Unos 50 aborígenes, encabezados por los caciques de las comunidades de Tonono, Monteveo y El Arenal, iniciaron ayer un corte de ruta, sobre el acceso norte de Tartagal.

El grupo de manifestantes exige que se les entregue permisos para explotar la madera de los montes del norte provincial.

El reclamo, que ya lleva más de un mes, se endureció con los últimos cortes provocados en las rutas nacionales 86 y 34.

Antonio Cabana, cacique de Tonono, explicó que se encuentran llevando adelante esta medida porque quieren que los reciban autoridades provinciales. "Necesitamos los permisos para hacer carbón y explotar la madera porque es nuestro único medio de vida. Estamos apoyados por madereros que son tan pobres como nosotros y ellos nos prestaron sus tractores para que los atravesemos en la ruta", señaló.

"Si no nos escuchan no vamos a levantar la medida ni flexibilizarla porque será la única manera para que nos presten atención", afirmó la máxima autoridad aborigen de Tonono.

Levantaron el corte

Casi entrada la noche, el grupo de aborígenes decidió interrumpir la medida de fuerza, por lo que liberaron el tránsito de la ruta.

De acuerdo a la información recabada, en el lugar se hizo presente la secretaria de Política Ambiental (depende del Ministerio de Desarrollo Sustentable), Cristina Camardelli.

La funcionaria dialogó con los aborígenes y productores apostados sobre la cinta asfáltica, y acordaron realizar reuniones en los próximos días para buscar una salida viable al conflicto planteado en torno de la explotación maderera.

Se debe recordar que la Corte de Justicia de la Nación ordenó que se paralicen todos los trabajos de aprovechamiento maderero en el norte provincial que estén ligados a los desmontes. Esto causó que muchas familias de la zona se queden sin su principal fuente de ingreso.

La medida afecta directamente a los pobladores de los departamentos de Rivadavia, Orán, San Martín y Santa Victoria.

Reuniones

Durante la semana pasada, y tal como lo reflejara El Tribuno

en la página 24 del día 19 de junio, se realizaron reuniones entre unas 900 personas pertenecientes a comunidades aborígenes y criollas, organizaciones ambientalistas, empresarios y trabajadores de las actividades agrícola, forestal y ganadera.

Estos encuentros se desarrollaron en las localidades de Morillo, Orán y Aguaray.

A favor

El titular del Centro de Obrajeros de San Ramón de la Nueva Orán, Luis Belluccini, había señalado en la oportunidad que "ha quedado claro que la comunidad apoya la actividad forestal, siempre y cuando esté bien hecha" y que "al desmonte hay que evaluarlo de otra manera".

Protesta en General Mosconi

Un grupo de aborígenes, apoyados por desocupados de la localidad de Enrique General Mosconi, se encuentran desde ayer apostados a pocos metros de una de las válvulas de seguridad del poliducto de la empresa Refinor.

Este grupo de personas amenaza con ingresar a la instalación.

La válvula se encuentra ubicada hacia el este de la ruta nacional Nº 34, cerca del barrio Fátima.

La protesta -que se reitera cada tanto- está encabezada por los caciques de dos comunidades wichis, de misión Urundel y misión La Tusca.

Se trata de Lucio Juan y Benito Pereyra, quienes exigen que la empresa propietaria del poliducto les construya algunas viviendas en ambas comunidades.

Los caciques consideran que Refinor tiene la obligación de cumplir con su pedido, porque el trazado del poliducto comienza en Campo Durán, atraviesa tierra de sus comunidades y finaliza en la localidad de Montecristo.

"La empresa nos prometió hacernos casas pero hasta el momento no nos han dado ninguna respuesta positiva", manifestaron los dirigentes aborígenes que llevan adelante la protesta.

Los manifestantes están apoyados por el dirigente de los desocupados de General Mosconi, Eduardo Paliza.

Comentá la nota