Los profesionales de la salud le exigieron a Lunghi que les otorgue un reescalafonamiento

Consideran que es "urgente" que se incluya en el Presupuesto 2010. La readecuación de los salarios representaría poco menos que 3 millones de pesos anuales. La Cicop define mañana, en asamblea, los pasos a seguir en la puja salarial.
El titular local de la Asociación de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (Cicop), Pablo Díaz Cisneros, informó que el gremio ingresó nuevamente una nota por mesa de entrada del Municipio para exigirle al intendente Miguel Lunghi, con carácter de urgencia, que incluya el proyecto de reescalafonamiento en el Presupuesto 2010.

Díaz Cisneros precisó que la solicitud implicaría poco menos de 3 millones de pesos más por año para los salarios de este sector del personal comunal.

"Nuestro proyecto de reescalafonamiento se viene trabajando desde hace más de dos años y se ha perfeccionado. Al presentarlo, muchas veces ni se nos contestó, o se nos dijo que no sin mandarnos un análisis como respuesta", sostuvo el médico.

La Cicop realizará mañana a las 10.30, en la biblioteca del Hospital, una asamblea para determinar los pasos a seguir en la puja salarial que mantiene con el Ejecutivo, luego de que rechazó, junto al Sindicato de Trabajadores Municipales, la oferta que realizó la gestión Lunghi.

"Los votos de los profesionales fueron 66 por la negativa y 29 por la afirmativa, lo que equivale a un 70 por ciento por el no. El sector más duro en esta negociación es el comprendido por los trabajadores de la salud. Ahora, será más complicado, porque será menos gente, sólo los afiliados, la que decidirá las medidas a seguir", analizó Díaz Cisneros.

Condiciones laborales

-Usted se manifestó a favor de la propuesta, con el argumento de que era un primer paso para negociar otras cuestiones. ¿Se refería a las condiciones laborales? En este aspecto, recuerdo su contrapunto con Carlos Fernández, por la falta de personal para las guardias.

-Frente a la realidad que vivimos en el país, que los especialistas en terapia intensiva somos muy pocos, la única manera es ofrecer algo más tentador para que un profesional que no vive aquí decida venir a radicarse y tener un cargo en el Hospital. En la actualidad, no hay más. Los que estamos, trabajamos en las tres terapias intensivas de la ciudad. Hay que ofrecer cargos que estén mejor pagos y cumplir con lo que dice nuestra carrera: hacer los llamados a concurso en tiempo y en forma, y no tener gente que hace dos años está mensualizada y contratada. Es muy complejo, porque también va más allá del dinero. Las condiciones laborales también son los concursos y los pases a planta permanente, entre otros puntos que son importantes.

-¿Observa falencias en lo operativo?

-Sí. Hay que optimizar la parte administrativa, en lo que refiere al sistema de compras y de cotizaciones. Es todo muy burocrático y lento. También hay una demora de papeles dentro del Hospital, que a nosotros nos resulta incomprensible, sin contar cuestiones presupuestarias que inciden en lo que uno hace.

-Sin embargo, la salud es una de las prioridades presupuestarias de esta gestión.

-A mí no me interesa si las administraciones anteriores lo hicieron peor. Esta administración está haciendo más o menos lo que hay que hacer, pero hace falta mucho más. Yo, como prestador de salud, como médico, creo que nuestra actividad tiene una finalidad social tan importante que la salud debe ser la prioridad número uno de cualquier municipio. Pero hay recursos que se destinan a otras cuestiones. La forma en que se ha distribuido no es equitativa.

-A criterio de los trabajadores, esa distribución no llega a la base de la pirámide.

-Hay que cuidar al personal. Para que el trabajador responda, hay que tenerlo bien remunerado y mejorar las condiciones de trabajo, para que la gente quiera venir y cumplir. Nosotros, los profesionales, seguimos condenados a sueldos básicos que son menores que los de personal de menor responsabilidad. De nosotros depende la vida y la salud de la gente, y tiene un riesgo. Esa responsabilidad hoy no se paga.

"Deuda histórica"

-Imagino que ése es uno de los objetivos del reescalafonamiento. ¿En qué consiste el proyecto?

-Es una equiparación de los sueldos básicos de los profesionales con los del personal de mayor escalafón dentro del Municipio. Lo que permitiría es que los profesionales jubilados perciban una jubilación digna. En este momento, un profesional que recién ingresa a la planta profesional tiene un sueldo básico de 1.100. Y uno que tiene 25 años de servicio, tiene un básico de 1.500. Se va a jubilar con el 82 por ciento de ese salario, que son 1.230 pesos. Eso es una vergüenza.

-…

-Esta gestión tiene la obligación moral, ya que tiene un médico como Intendente, de tener un acto de justicia con los profesionales, darles el escalafonamiento que corresponde. Es una deuda histórica. Si el Municipio lo hiciera, no lo tendría que hacer nunca más. Además, si comparamos nuestros sueldos con el de los profesionales del resto de la Provincia de Buenos Aires, vemos que representan casi la mitad. En otras ciudades, rondan entre 2.200 y 2.500 pesos, algunos hasta 2.800.

-Todas estas cuestiones marcan el termómetro de los profesionales. ¿Cree que la asamblea de la Cicop optará por una medida de fuerza?

-Hoy no lo sé. Sí puedo decir que los profesionales, como todo el personal municipal, están muy enojados y con mal ánimo, porque el Ejecutivo está permanentemente dilatando las cosas. Sin embargo, sigo pensando que hay que buscar otras alternativas al paro, aunque hay que respetar lo que diga la gente en la asamblea. *

Comentá la nota