Profesionales de la salud endurecen su postura: otro paro

Luego de una encendida asamblea, los autoconvocados tomaron la decisión de no asistir mañana a sus puestos de trabajo y marchar a la plaza Independencia.

Los médicos y profesionales autoconvocados de la salud sólo endurecen sus posturas para alcanzar un aumento salarial. Ayer, luego de una nueva asamblea en el Centro de Salud, decidieron convocar para mañana a un paro con movilización, a partir de las 11.00, cuando confluirán en plaza Independencia. Mientras tanto, se mantendrá el quite de colaboración, que prácticamente tienen paralizadas tanto la atención en los consultorios como las cirugías programadas, salvo algunas excepciones.

Los representantes de los trabajadores, que actúan por afuera de las estructuras sindicales, debatieron con la presencia de enviados de los principales centros asistenciales de la provincia, como los hospitales Padilla, Centro de Salud, de Niños, Avellaneda y la Maternidad. También se puso observar la presencia de profesionales que prestan servicios en los Centros de Atención Primaria (CAPS), de Tafí del Valle, Leales y Concepción.

Las cifras indican que hoy, un médico que ingresa al Sistema Provincial de Salud, gana de bolsillo 2.150 pesos, que se estructura a partir de un básico de 1.025 pesos, más los adicionales por titulo universitario, que representa un 50 por ciento y responsabilidad médica, otro 20 por ciento. Desde ahí se extiende la pirámide salarial a quienes más ganan, que llegan a 4.450 pesos con la máxima antigüedad y en zona desfavorable. Entre otros puntos, los profesionales de la salud reclaman un incremento del 100 por ciento en la base de cálculo empleada para determinar los sueldos del sector, el blanqueo de sumas no remunerativas, el pase a planta permanente del personal contratado, mejores condiciones de salubridad en los puestos de empleo y el 82 por ciento móvil para los jubilados de la actividad.

Desde el Gobierno ya anunciaron, a través de Pablo Yedlin, Ministro de Salud Pública y el propio José Alperovich, que es imposible acceder a los pedidos de los profesionales ante la falta de presupuesto. Además advirtieron que se podrían tomar medidas legales para terminar con el quite de colaboración. Pero la falta de un marco gremial para el conflicto hace imposible utilizar herramientas como la Conciliación Obligatoria para bajar lñs decibles y en encauzar uan negociación.

Con las cosas así planteadas, no se avizora una salida rápida para el conflicto. Los autoconvocados, encabezados por Estela Di Cola (Hospital de Niños); Jorge Ramaziotti (Padilla) y Adriana Arangio (Avellaneda), sesionaron bajo la consigna "En defensa de la salud de todos". En la encendida asamblea, los profesionales médicos indicaron que están dispuestos a pelear hasta las últimas consecuencias para que los funcionarios de la Casa de Gobierno respeten la integridad de los trabajadores. "Nosotros tenemos dignidad y peleamos para que respeten nuestras necesidades. No vamos a dejar que nos quieran llevar por delante. Que inventen todo lo que quieran pero la gente, los pacientes saben como nos trata el Gobierno desde hace muchos años", dijo Di Cola, una de la representantes más visibles.

Ayer, algunos propusieron extender el paro, que se llevará adelante sin asistencia a los lugares de trabajo, por 48 horas. Finalmente se impuso, por escaso margen, la moción de acotar la huelga a 24 horas y convocar a una nueva asamblea para decidir cómo seguir.

La propuesta del Gobierno

El Poder Ejecutivo dio una respuesta parcial al cúmulo de reclamos de los profesionales de la sanidad, con un compromiso para que unos 3.000 contratados pasen a la planta permanente en enero próximo y otros 2.215 en 2011, y una promesa para gestionar ante la Nación el beneficio del 82 por ciento móvil a los jubilados del sector. El ofrecimiento no fue suficiente para los autoconvocados.

Comentá la nota