Los productos tecnológicos, escasos y cada vez más caros

Éstas son las dos consecuencias directas que se viven en Mendoza a raíz de la aplicación del impuestazo y a las trabas vigentes a la importación estos bienes.
El nuevo impuesto aplicado a los productos tecnológicos (DVD, aires acondicionado, teléfonos celulares y satelitales, proyectores, home theatres, monitores de PC, GPS), que comenzó a regir desde el primer día de diciembre, y las restricciones impuestas por el Gobierno al ingreso de productos importados trajo como consecuencia la escasez de modelos y marcas de electrodomésticos y aumentos de 25% en los precios de mercado.

Según la nueva ley 26.360, los productos electrónicos e informáticos que se fabriquen o ensamblen en cualquier provincia del país, excepto en Tierra del Fuego, se les elimina la actual exención del impuesto interno de 26%, y además de se les duplica el IVA de 10,5% a 21%.

Esta ley afecta a la demanda de productos de este tipo, por varias razones. Primero porque aumenta los precios aún más de lo que ya ha ocurrido, pero también porque hace que muchas grandes marcas internacionales, para seguir conservando el mercado argentino, tengan que decidir entre instalarse en Tierra del Fuego o marcharse del país por la presión impositiva y el consecuente impacto en los costos.

Como respuesta a esta ley, las empresas de electrodomésticos han tenido que reforzar las ofertas, sobre todo las combinadas de dos o tres productos o "combos", como le llaman, para que no decaigan las ventas. También están aprovechando los beneficios comerciales que dejan los descuentos con tarjetas de crédito (que pueden llegar, en algunos casos, a 35% y de las cuotas sin interés que alcanzan hasta los 12 plazos).

La cercanía a las fiestas navideñas hace que "aún no se note los efectos que ha tenido esta ley" en cuanto al mercado, las ventas, los precios y las marcas, según señaló a este medio Carlos Torti, gerente de la sucursal del centro de Frávega, quien explicó que "recién entre febrero y marzo vamos a poder ver el impacto real de la medida", en alusión a los precios.

Muchas de las grandes cadenas tienen sus marcas propias y ya fabrican o ensamblan en el Sur del país algunos de sus productos, por lo que compensan los precios o falta de modelos de marcas de primera línea internacional. A su vez, algunos proveedores no están dando plazos de financiación a estos mismos comercios.

De acuerdo a lo manifestado por Torti, Fábrega habría amortizado los aumentos de manera competitiva con sus marcas propias como Admiral, Sigma, Westinghouse, fabricados en el sur argentino, en los cuales "se han mantenido los costos de los productos.

"Se está trabajando en este momento para que se fabriquen productos en el Sur y esto traerá más fuentes de trabajo en este lugar" o también algunas empresas como "Sony, LG, Samsung ya están fabricando sus productos en Tierra del Fuego o los hacen entrar al país por allí", dijo Torti.

Desde otra importante cadena, otro ejecutivo, aceptó los aumentos y declaró que lo mejor para el mercado es "que tengan que resurgir las marcas nacionales al mercado"y citó a Liliana o Atma.

El gerente de Musimundo, Rodrigo Richardi, aseguró que las grandes marcas están dudando y aún no se sabe sí se van a instalar en el país. "La inseguridad jurídica hace que no sepan qué hacer", declaró, antes de admitir que hay escasez de productos importantes como por ejemplo de LCD. Este tipo de aparatos, complejos y de altísima tecnología no podrán ser "repuestos muy fácilmente", sostuvo.

Dentro del mercado de los electrodomésticos hay algunos productos que están sufriendo un gran retraso y que no hayan directamente productos en las góndolas. Tal es el caso de las planchas.

Según pudo confirmar Los Andes hay algunos compradores que han estado hasta dos días para conseguir una plancha que se aproxime a lo que buscaban. Hay sólo dos modelos y muy pocas marcas. El piso de precios, hace unos meses era de $ 95 pero hoy cuestan como mínimo entre $ 230 y $ 240

Comentá la nota