Productores de la zona que logran vender trigo deben pagar "flete fantasma"

En el sudeste bonaerense –la región triguera más importante de la argentina– se está recolectando en estos días el grueso de la cosecha de trigo 2009/10. Pero muchos empresarios agrícolas encuentran que no tienen a quién venderle su producto. Así se señala en una nota publicada hoy por Infocampo.com.ar.
"Según manifestaciones realizadas por el sector exportador, tendrían prácticamente cubiertas sus necesidades y lo que faltara comprar es muy factible que se centralice sobre trigos procedentes de Entre Ríos en virtud de un acuerdo o pedido del gobierno (nacional) para que se adquieran 300.000 toneladas que tengan por procedencia esa provincia", indicó un informe de Javier Buján, titular de Kimei Cereales.

Retirada la exportación, la demanda queda en manos de la molinería, quien, gracias a los "fletes fantasma", asegura pagar el precio FAS teórico oficial a los productores cuando en realidad no lo hace.

"En el Sudeste de Buenos Aires, los dos compradores que actúan en el mercado están en Mar del Plata y Tres Arroyos; en ambos casos, si bien pagan el FAS teórico, lo hacen descontando el flete a Necochea, o sea que el vendedor de la zona de Mar del Plata percibe el FAS teórico menos 43,0 $/tonelada, cobrando un precio neto 583,9 $/tonelada", explicó Buján.

"Pero si el productor es de Necochea, deberá abonar también 43,0 $/tonelada en concepto de flete para llevarlo a Mar del Plata, con lo cual su precio real neto a percibir será de 540,9 $/tonelada, contra un FAS teórico que pagado sobre el puerto de Necochea debería ser de 627 $/tonelada", añadió.

Es decir: los productores trigueros que tengan la suerte de poder vender trigo a un molino por estas fechas festivas, no sólo deberán pagar el flete real, sino también el "flete fantasma". En los papeles de la operación figura el FAS teórico oficial. Pero en el bolsillo del productor, gracias a la doble imposición del flete, ese número es bastante menor.

"Desde ya que esto no sucede solo en el sudeste bonaerense: otras localidades terminan sufriendo la misma quita", apuntó Buján, para luego agregar que "resulta muy complicado analizar qué pasará, pero la realidad indica que no tenemos mercado y no se avizora que lo tengamos en un corto plazo, y mucho menos por mercadería condiciones cámara, ya que la mercadería que contenga algo de calidad panadera puede encontrar una salida en la molinería, con el desfasaje mencionado, pero salida al fin".

Ni el último acuerdo cerealero –firmado en septiembre pasado por la Federación Argentina de la Industria Molinera– ni la resolución 7552/09 de la Oncca (por medio de la cual se oficializó dicho acuerdo) establecen que al precio FAS teórico oficial pagado al productor se le debe aplicar descuento por ningún concepto.

"La salida inmediata que debería tomar el Estado (nacional) es la reducción del volumen reservado para molienda, de 6,50 a 4,50 millones de toneladas, habilitando 2,0 millones de toneladas de ROEs en forma inmediata para la exportación", propuso Buján. Hasta la fecha los permisos de embarque de trigo 2009/10 concedidos por la Oncca alcanzan los 3,10 millones de toneladas.

Comentá la nota