Los productores rurales tendrán el peor resultado en 20 años

El año pasado, habían obtenido una renta cercana a los US$ 3.000 millones.
Los productores agrícolas pampeanos se descapitalizarán este año en cerca de U$S 2.000 millones, según los cálculos de la Bolsa de Comercio de Rosario. Semejante pérdida contrasta con la ganancia global que la actividad había obtenido un año atrás -cuando el Gobierno hablaba de "renta extraordinaria"-, y que había llegado a U$S 3.000 millones, de acuerdo con la misma entidad.

Rogelio Pontón, principal economista de la Bolsa rosarina, estimó esos US$ 2.000 millones de quebranto a partir de que la pobre cosecha 2008/09, que llegaría con suerte a 70 millones de toneladas, tendrá un valor de exportación FOB de unos U$S 16.000 millones. De esa suma, los chacareros percibirán bastante menos, unos U$S 11.000 millones, insuficientes para cubrir costos productivos y de comercialización que llegaron a U$S 13.000 millones. De allí la descapitalización que se preanuncia para la rica pampa húmeda.

Si se compara este cálculo con la evolución histórica de la renta agraria, estimada por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, se concluye que el actual será para los chacareros el resultado más negativo en casi 20 años. En el peor año de la convertibilidad, que fue 1998/99, la pérdida global que sufrió el sector fue de US$ 381 millones. En la otra punta, la campaña 2003/04 fue la que arrojó la mayor rentabilidad, con US$ 3.305 millones.

Frente al escenario que enfrentarán los productores. Según un informe de la Bolsa de Rosario, el Fisco recaudará U$S 6.000 millones por retenciones. Con relación a la campaña anterior, claro, este dinero parecerá poco: en 2008 ingresaron por la cosecha US$ 9.500 millones.

La pérdida de casi 30 millones de toneladas de producción agrícola debido a la sequía, sumada a la baja del precio de los granos, impactará también en actividades sumamente dependientes del sector agrícola. El mayor daño lo sentirán los transportistas, que de trasladar 70 millones de toneladas el año pasado, ahora tendrán para cargar sólo 49 millones. Serán 1 millón de viajes menos a los puertos.

La industria aceitera también sufrirá el golpe, ya que tiene una capacidad instalada para moler más de 50 millones de toneladas de soja al año, pero la actual cosecha le aportaría escasos 36 millones.

Comentá la nota