Productores rurales esperan ayuda para afrontar la sequía

A pesar de la prórroga de la emergencia agropecuaria, la dirigente ruralista Digna de Blanco evaluó que en la práctica representa algún beneficio sólo para aquellos productores que habían tomado créditos y que verán postergados sus vencimientos. Por esa razón, manifestó que además esperan que la prórroga de la emergencia se traduzca en la asignación de fondos específicos para los productores afectados.
Después que el gobierno nacional decidiera prorrogar la emergencia agropecuaria en Chubut, a raíz de las consecuencias de la sequía, los productores rurales de la zona sur de la provincia esperan la llegada de fondos para poder enfrentar los efectos de ese fenómeno sobre la producción de los campos de la región. Así lo señaló ayer a Diario el Patagónico, la titular de la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia, Digna de Blanco.

El gobierno nacional declaró ayer el estado de emergencia y/o desastre agropecuario en las provincias de Córdoba y Chubut para paliar los efectos de la sequía. La medida fue adoptada por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca mediante la publicación en el Boletín Oficial de las resoluciones 9 y 10/2010.

El lunes, la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios -encabezada por el ministro de Agricultura, Julián Domínguez- ya había declarado la emergencia para Córdoba, Corrientes, Chaco, Mendoza y La Pampa.

En el caso de Chubut, se prorrogó el estado de emergencia por doce meses, a partir del 1 de setiembre de 2009 hasta el 31 de agosto de este año. Sin embargo, según Digna de Blanco, representa en la práctica pocos beneficios.

"El impacto que puede tener no es tanto en materia impositiva sino para aquellos que han tomado créditos con el Banco Nación, Provincia, el Ministerio de la Producción u otros como la Ley Ovina. Esos pagos que debían cancelar, se posponen hasta que termine la emergencia", argumentó.

No obstante, la dirigente rural hizo especial hincapié en que "Nación tiene una asignación de fondos y esperamos que en esa distribución de fondos por primera vez le toque algo a Chubut".

Así, dijo que confían en que con la homologación, podría haber fondos para entregar a los ruralistas que en Chubut tuvieron incluso que cerrar sus establecimientos ganaderos a raíz del fuerte impacto de la sequía.

CIERRE DE CAMPOS

Digna de Blanco señaló que la situación ha llegado a tal punto que hay productores que "desocuparon sus campos, sacaron la poca hacienda que tenían y cerraron el campo con todo lo que ello implica, como la pérdida de puestos de trabajo para el sector rural, ya que los que tenían peones han debido prescindir de su colaboración a raíz de este panorama", comentó.

De acuerdo a los datos estadísticos que maneja la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia, en los últimos dos años -hasta diciembre de 2009- se habían perdido en Chubut cerca de 1 millón de cabezas de ganado.

Incluso graficó que en los últimos meses de 2009 se evidenció mucho más la crisis del campo porque "se ha perdido mucho cordero al nacer". Explicó que el alimento con el que se nutren los animales tras la parición, se obtiene sobre todo en primavera cuando aparecen los primeros pastos, pero en la primavera pasada casi no hubo lluvias. Así, los pastos no brotaron e impidieron la normal alimentación de ese ganado que finalmente murió.

Por otra parte, Digna de Blanco explicó que la situación en los campos de Chubut es bastante variada, aunque el problema se acentúa más en algunas zonas que en otras. En ese sentido comentó que en Escalante recibieron pedidos de asistencia de algunos productores que solicitan camiones con agua porque están perdiendo los tradicionales canales de agua que tenían en otras épocas. Mientras, en Río Mayo la situación se agudiza porque "la zona central está muy seca", graficó.

La dirigente ruralista manifestó que los damnificados dan cuenta de que existe una pérdida de hacienda ovina en general, es decir también de capones y ovejas y que la situación es crítica, porque se trata de una sequía que lleva ya tres años seguidos, entonces el pasto que habían guardado se consumió y el pasto de verano no brotó.

Comentá la nota