Los productores no pagarán impuestos municipales.

Es una de las medidas que tomó el municipio para ayudar a paliar la crisis que después del temporal de piedra deben enfrentar los productores que se vieron afectados.
A los productores de Caucete se les vino la noche después que los últimos temporales de piedra y lluvia los azotaran con una saña importante. En primera instancia era la crisis financiera a nivel mundial la máxima preocupación. Pero el clima fue el que marcó a fuego el destino de muchos productores del departamento que de un día para otro se vieron con las manos vacías. Con esta realidad y un panorama desolador, o por lo menos poco alentador, comenzaron un peregrinar por diferentes organismos para tratar de conseguir ayuda o por lo menos una alternativa para empezar a trabajar nuevamente y por lo menos tener la esperanza de un nuevo proyecto.

De esta manera siguieron buscando asistencia y a pesar de los créditos anunciados por el gobierno provincial, ellos pretenden incrementar la asistencia de alguna manera, es por eso que vienen manteniendo reuniones con el Ministerio de la Producción para tratar de conseguir un préstamo que les dé la posibilidad de ponerse de pie una vez más. Lo que los productores solicitan es un préstamo a pagar en cinco o más años con una baja tasa de interés.

A la cabeza

Al primer organismo que los productores fueron a buscar después de perder sus cosechas fue al municipio. Lo hicieron con piquetes y reclamos acalorados. Esta situación derivó en que el intendente Juan Elizondo se pusiera al frente de los reclamos de los productores y se sumara a las reuniones con el ministro de la Producción provincial, Raúl Benítez.

Mientras los diálogos avanzan, el intendente tomó una medida que, según él, no pretende ser demagógica, sino que pretende aliviar un poco la situación de los productores afectados por el temporal.

El jefe comunal sacó por decreto la medida que busca eximir del pago correspondiente a los impuestos municipales de 2009 a todos los productores afectados y que puedan certificar las pérdidas.

¿Y la mano de obra?

La gran pregunta es qué sucederá con la mano de obra que absorbe el sector en plena cosecha y demás menesteres que tiene el rubro. Sobre el tema, el intendente Elizondo dijo que precisamente la necesidad de conseguir un préstamo del ministerio o una asistencia es para que los productores puedan trabajar la tierra para la cosecha del año que viene y que de esa manera absorber la mano de obra que hoy está varada sin nada.

Borrón y cuenta nueva

Mientras la malaria, gracias a los embates climáticos, acecha a los productores cauceteros, desde el municipio siguen adelante con los preparativos de la Fiesta de la Uva y el Vino.

El intendente aseguró que este año se dará la mejor fiesta para demostrar el ímpetu y voluntad que tienen los productores del departamento y recalcó que se esforzarán para que la fiesta demuestre lo que son los productores, en vez de seguir lamentándose de lo sucedido.

En otras palabras, desde el municipio quieren hacer borrón y cuenta nueva para tratar de levantarse, por lo menos anímicamente, y así arrancar y de ahí en más seguir con lo material y concreto que son las tierras y los cultivos.

Comentá la nota