Los productores de Mendoza tildaron de "insuficientes" a las medidas de Cristina

Afirman que la rebaja del 50% en las retenciones beneficiará sólo a la pera, manzana y ajo.
Para los referentes locales de la producción frutihortícola, la baja del 50% en las retenciones para las frutas frescas y hortalizas anunciadas ayer por la Presidenta son insuficientes en general y nada más tendrían un impacto parcial, ya que sólo beneficiaría a la manzana, la pera y al ajo. Es por ello que, para los referentes locales, la rebaja en las retenciones no alcanzaría para ayudar a sobrepasar la crisis que atraviesa el sector en la provincia.

Según anunció la Presidenta ayer, las frutas frescas para exportación, que actualmente tienen una retención del orden del 10% pasarán a tener una del 5%, mientras que las hortalizas del país que se venden en el exterior con una retención del 5%, ahora tendrán una menor que alcanzará el 2,5%.

Los exportadores locales de frutas frescas y hortalizas se beneficiarían con la medida, ya que tendrían que pagar la mitad de lo que hoy tributan en conceptos de retenciones por vender los productos locales al resto del mundo.

Al respecto, el Ministro de Producción, Guillermo Migliozzi, indicó que "el año pasado el ajo alcanzó por exportación U$S 88 millones, y la fruta fresca U$S 113 millones, una vez aplicada la medida significaría un ahorro aproximado de $28 millones para los exportadores".

Lo que se intenta con esta medida nacional, según fuentes del gobierno provincial, es que los exportadores de fruta fresca y hortalizas (principalmente el ajo), le paguen mejor al productor por las frutas que venden en el mundo, ya que ahora tendrán que pagar menos por impuestos.

Raúl Aruani, gerente de la Asociación de Productores y Exportadores de Frutas Frescas, resaltó que "es buena la medida porque ayuda a mejorar la rentabilidad del sector, pero no mejora la ecuación de costos de los involucrados".

A pesar de que la medida beneficia sólo a los exportadores de frutas frescas y hortalizas, no implica tampoco aumentos en la demanda mundial por estos productos que hoy vienen en descenso. En este sentido, Aruani indicó que "no sólo el problema es el bajo precio de los productos sino que hay dificultad para emprender negociaciones en el mundo".

En cuanto a los beneficios para los productores primarios, Alejandro Fadel de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Tunuyán, resaltó que "el impacto sobre la fruta para el productor podría ser de $0,10 por kilo, siempre que la negociación sea transparente entre productores y empacadores".

Sin embargo, Mario Leiva, de la Sociedad Rural del Valle de Uco, aclaró que "la retención tendría que ser cero, y al productor no le beneficia en nada". En sintonía con lo comentado por Leiva, Aruani dijo que "los productores pueden sentir los efectos de esta medida recién en el mediano plazo y la cosecha es urgente".

Alberto Carleti, de Carleti SA, explicó que "la disminución de las retenciones es una alternativa para mejorar la rentabilidad, sin embargo el grueso de la cereza ya se ha exportado, por lo que hay que ver si está medida es retroactiva".

En cuanto al ajo, Miguel Morales presidente de la Asociación de productores, empacadores y exportadores de ajos, cebollas y afines de Mendoza (Asocam), indicó que "la medida anunciada por el gobierno es bienvenida, pero no alcanza ya que no cubre ni el 10% de las necesidades del sector".

A pesar de la ansiedad de los sectores del agro local por conocer las medidas que elabora el Comité de Crisis del gobernador Jaque, y que según los funcionarios lograrían apalancar la situación crítica que atraviesan, Migliozzi explicó que "estamos preparando un paquete de medidas que se oficializará a su debido tiempo cuando se formen los precios correspondientes, ya que hay expectativas adversas".

¿Quiénes se benefician?

En cuanto a los productos locales que se beneficiarán con este anuncio de Cristina Kirchner, Alejandro Fadel y Carlos Quinteros, productor de durazno para industria, indicaron que "impactará principalmente en los exportadores de la pera y manzana".

Sin embargo, del total producido de pera y manzana en Mendoza, sólo un tercio del total se vende al mundo. Este valor para el año pasado representó casi U$S 90 millones, ya que el resto se destinó a consumo interno y a la industria, lo que significaría que los exportadores locales se ahorrarían U$S 4,5 millones por retenciones.

La manzana de Mendoza se cosecha a mediados de febrero, y la exportación se extiende hasta abril. En cuanto a la pera, ya se están cosechando algunas variedades, y la época de mayor exportación se produce en el primer trimestre del año.

Respecto a la estimación del impacto positivo en números para el caso del ajo, Morales destacó que "se mejora la situación en 0,25 centavos de dólar, y actualmente por caja estamos perdiendo 4 dólares".

Las exportaciones en el 2007 alcanzaron casi los U$S 89 millones, lo que implicaría un ahorro de $7,35 millones para los ajeros que venden al resto del mundo.

Para el caso del durazno en fresco de Mendoza, éste practicamente no se exporta, ya que se destina a industria para procesarlo como pulpa o enlatado. Al respecto, Carlos Quinteros, indicó que "para la fruta industrializada, la medida no serviría en nada".

En el caso de la ciruela ocurre lo mismo que para el durazno, ya que es insignificante la cantidad que se exporta en fresco. Según datos del Intituto de Desarrollo Rural (IDR), en el 2007 se vendieron al resto del mundo sólo U$S 11 millones.

La cebolla tampoco será premiada por esta medida, ya que el porcentaje de producción local que se exporta es mínimo. Informaron desde el IDR que prácticamente desde Buenos Aires se vende toda la producción que se exporta al resto del mundo.

Para el caso de las frutas en fresco, a pesar de que las retenciones se equipararán a los reintegros con el anunció de la baja en retenciones, Aruani explicó "que el impuesto se debe pagar al momento de exportar, dependiendo de la calificación que cada exportador tenga en la AFIP, y el reintegro en el mejor de los casos se demora hasta 180 días en acreditarse".

En el caso del ajo el reintegro es del 0%.

Comentá la nota