Productores hortícolas redoblan apuesta

VIEDMA (AV).- El movimiento de pequeños productores hortícolas y ganaderos reúne a 15.000 familias, según estimaciones realizadas en el seno de la Mesa Provincial de Agricultura Familiar que se reunió aquí por espacio de dos días para analizar una mayor inserción del sector en el mercado regional.
Uno de los aspectos centrales que se analizó es gestionar ante la Legislatura rionegrina una flexibilización de rígidas normas que impiden llegar a los canales de comercialización en forma masiva. El problema principal radica en que las normas establecidas por el Senasa no permiten demasiados movimientos de productos ganaderos.

El director general de Desarrollo Territorial, Gustavo Parravicini, comentó a "Río Negro" que "se pueden crear nuevos recursos con la habilitación de pequeños mataderos de campaña" para lo cual esta cuestión "se puede discutir con la Legislatura y los municipios".

En la oportunidad también se analizó la puesta en marcha del Plan Estratégico de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar y el Proyecto de Desarrollo Rural de la Patagonia (PRODERPA).

La Mesa de Agricultura Familiar está compuesta por representantes del gobierno provincial, el Foro Nacional de la Agricultura Familiar (FONAF) y la subsecretaría de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar de la Nación.

Este espacio tripartito tiene como objeto diseñar en conjunto políticas destinadas a este sector, priorizando un abordaje integral de diferentes problemas que aquejan a la producción familiar.

El pasado 24 de agosto se presentó oficialmente este Plan Estratégico, el cual es financiado con fondos provinciales y del Proyecto de Desarrollo de Pequeños Productores Agropecuarios (PRODERPA).

Para su diseño se comenzarán a fin de este mes a organizar talleres en todo el territorio rionegrino para conocer las necesidades e inquietudes de los pequeños productores rurales de toda la provincia promoviendo su participación activa en la definición.

En las discusiones previas, según Parravicini, se tomó en cuenta el problema de la migración del sector rural hacia las ciudades, que "sigue siendo grave" y por lo tanto "depende de todos que hagamos un esfuerzo".

En ese sentido, se observó con preocupación que hay 3.900 declaraciones juradas por sequía y se pagaron 550.000 pesos por subsidios y créditos, con el propósito de atender situaciones extremas.

Comentá la nota