Productores cortaron la ruta nacional 95 durante toda la tarde.

Unos 300 productores autoconvocados y referentes de distintas entidades agropecuarias se concentraron ayer todo el día en el límite interprovincial entre Chaco y Santa Fe, en el Paralelo 28, a la altura de Gato Colorado, y durante buena parte de una tarde agobiante cortaron por completo la Ruta Nacional 95.
Esperaron así la determinación de la Mesa de Enlace tras la segunda reunión con el gobierno nacional y en busca de medidas que respondan a los principales reclamos del sector. Luego de los anuncios de la ministra de la Producción, hubo descontento entre los hombres de campo y el tránsito sobre la carretera, que había sido liberado cerca de las 19, volvió a interrumpirse hasta entrada la noche. Además, se registró un incidente cuando los manifestantes identificaron a un sujeto que supuestamente tomaba fotos de las chapas patente de las camionetas.

Al cierre de esta edición, los chacareros deliberaban en asamblea y buscaban definir los pasos a seguir, en base a los conceptos vertidos por los dirigentes nacionales que componen la mesa agropecuaria. Sin embargo, entrada la noche todo se concentraba en el episodio protagonizado por un hombre que aparentemente tomaba fotos de las patentes de los vehículos.

Desde media mañana, productores de toda la provincia y algunos de provincias vecinas comenzaron a llegar al Paralelo 28, donde se ubicaron a la altura del puesto caminero policial y aguardaron hasta entrada la tarde el resultado de la reunión que mantenían -desde la siesta- la Mesa de Enlace Agropecuaria y funcionarios del gobierno nacional, y en la cual intervino por sorpresa la presidenta Cristina Kirchner.

Alrededor de las 16, una asamblea decidió el corte total de la ruta, y desde entonces comenzó a formarse una larga fila con todo tipo de vehículos. La carretera nacional permaneció cortada hasta pasadas las 19, cuando en otra asamblea los productores resolvieron liberar el tránsito, teniendo en cuenta la larga cola de espera que se había formado y el calor agobiante que no daba tregua. También la consideración fue para la buena cantidad de transportes de carga que trasladaban ganado vacuno.

“Nos sorprendió que la Presidenta fuera a la reunión con las entidades aunque, durante el mensaje que dio después, no habló de los problemas que tiene el país”, señaló Juan Carlos Jara, un productor charatense apostado desde temprano en el límite interprovincial. Cuando todavía junto a sus pares aguardaba la decisión final de la Mesa de Enlace, advirtió que el clima es “desesperanzador” y la gente está cada vez con peor ánimo.

Más tarde, en un nuevo contacto con NORTE, el productor mostró descontento por las medidas acordadas entre las partes y dijo que no son las soluciones inmediatas que necesita el sector agropecuario. “Hasta que se hagan efectivas esas medidas van a pasar dos o tres meses. Nosotros necesitamos soluciones para mañana mismo y que los anuncios sean realizados con seriedad, porque todo lo que promete este gobierno no se termina concretando en los hechos”, sostuvo Jara. Por eso recordó que una de las respuestas inmediatas que demanda el sector es la apertura total de las exportaciones de carne y leche, aunque con un compromiso de la cadena productiva de mantener para el mercado interno los cortes populares que requieren los sectores sociales de menores recursos. “Los 10 centavos que darán como subsidio por cada litro de leche no alcanzan, porque los productores estaban pidiendo bastante más”, trazó el agricultor de Charata, en un claro rechazo a la batería de medidas anunciadas en la tarde de ayer.

En el mismo tono se expresó Luis Devoto, integrante del grupo de autoconvocados de Gancedo. “Acá seguimos sin definiciones y por eso los productores le vamos a pedir a la Mesa de Enlace que se defina sobre los pasos a seguir. El descontento es generalizado por la situación que estamos atravesando de sequía, pérdida de cosechas y presión impositiva que ya no podemos sostener”, alertó.

Los contactos entre quienes estaban en ese lugar y la dirigencia nacional fueron permanentes. Rubén Benito, otro productor del grupo de autoconvocados de Charata, contó en diálogo con Radio Nueva Era de Charata que, a media tarde, mantuvo un diálogo telefónico con Pablo Orsolini (FAA) para definir los pasos a seguir, aunque el pedido de los máximos dirigentes nacionales alentó a las bases a esperar definiciones.

“Estamos sufriendo y necesitamos que el gobierno del Chaco se ponga al frente de la situación y que se una a nosotros”, enfatizó Benito, para luego enumerar los principales reclamos ruralistas, entre los cuales puso al tope la baja de las retenciones a los cereales. En el mismo tono, reclamó apoyo provincial para las pérdidas de la campaña girasolera por la acción de las palomas.

Benito se mostró opuesto a la idea de corta la ruta, pero reveló que a la hora de la decisión primó la opinión de la mayoría. “No coincido con los cortes porque molestamos a la gente. Los que van viajando, tienen derecho de llegar a destino”, remarcó el productor.

INCIDENTE POR UNAS FOTOS

El único incidente que se registró durante la concentración de productores sobre la Ruta Nacional 95 ocurrió cerca de las 20, cuando los manifestantes detectaron a un hombre que aparentemente tomaba fotos de las chapas patentes de los vehículos apostados en el lugar. Al cierre de esta edición, un abogado y un escribano se hacían presentes para certificar la situación.

Con duros términos, los hombres de campo increparon al sujeto y se produjeron momentos de tensión, con empujones y forcejeos. Fue necesaria la intervención de la policía provincial para dirimir el conflicto y los protagonistas fueron conducidos hasta el destacamento de la fuerza, ubicado sobre esa misma carretera, donde presuntamente el fotógrafo se habría identificado como un agente de la policía de Santa Fe.

Luis Devoto aseguró a NORTE que hombre admitió pertenecer a la fuerza santafesina (exhibiendo sus credenciales) y quedó demorado en el destacamento de la policía del Chaco, igual que otro integrante de la fuerza que sería un comisario de la regional de Tostado.

“Están haciendo inteligencia contra los productores. Se infiltran y toman fotos de las patentes. Esto es de terror y nos hace acordar a viejas épocas del proceso”, enfatizó Devoto.

Comentá la nota