Productores, conformes a medias.

Desde las Cámaras regionales expresaron que la medida adoptada por Senasa es buena, aunque aclaran que debería ser definitiva y “no actuar como un parche por 3 meses”.

La resolución está en la Secretaría de Agricultura a la espera de la firma de Carlos Cheppi.

Neuquén > La resolución acordada el miércoles en Buenos Aires que permite a los productores comercializar fruta desde sus chacras sin necesidad de pasar antes por el galpón de empaque, fue recibida con bastante aceptación por los chacareros de la región.

Desde las cámaras de productores de Cipolletti, Fernández Oro y Allen expresaron que la medida es buena y ayudará a paliar la difícil situación por la que atraviesan, sobre todo, los pequeños productores y se mostraron expectantes de cara al futuro más próximo. Sin embargo se quejaron de que la medida debería extenderse y ser definitiva y no “actuar como un parche por tres meses”.

En tanto, el director Provincial de Sanidad y Fiscalización de Neuquén, José Andino, dijo que la resolución “traerá alivio, debido al atraso que se generó en la recolección de la fruta -principalmente de la pera Williams- por el conflicto gremial que perduró más de 11 días”.

“La medida -agregó- constituye la posibilidad de que el pequeño productor pueda comercializar el excedente que le quedó en el monte -de buena calidad pero con avance en maduración- y no le es aceptada por el empaque para exportar”.

Andino dijo que es difícil conocer un número de beneficiados y aclaró que la flexibilización solicitada por la Federación de Productores de Frutas de Río Negro y Neuquén consiste en un régimen transitorio de excepción, que se extiende por un plazo determinado hasta el 31 de mayo y está destinada a pequeños productores con chacras de hasta 15 hectáreas.

“Es una determinación que servirá para lo inmediato, pero pretendemos que se prolongue en el tiempo ya que tenemos poco margen para buscar a nuestros clientes y vender”, mencionó Edgar Artero, presidente de la Cámara de Productores de Fernández Oro. Su par de Allen, Sebastián Hernández, acotó que es “una flexibilización buena que nos abre las puertas para vender por nuestra cuenta. Ahora, todos tenemos que ser conscientes de las normas y cumplir con las exigencias”.

Falta la firma

Según lo acordado en la reunión, la resolución comenzará a regir una vez publicada en el Boletín Oficial de Nación. Ayer, fuentes oficiales confirmaron que el texto de la redacción ingresó a la Secretaría de Agricultura y aguarda la firma de Carlos Cheppi.

Andino, además, fue claro al remarcar que esta decisión no repercutirá en ningún otro sector que trabaja en la temática. “Ésto no tendría que tener ninguna repercusión en las condiciones que se les exigen a los galpones de empaque, debido a que se trata de una resolución transitoria y de excepción, con el objetivo de hacer frente a la crisis. Bajo ningún punto de vista significa un retroceso en el grado de nivel alcanzado en los estándares de clasificación y acondicionamientos que son requeridos por los mercados internaciones”.

En este sentido, el titular de la Cámara de Allen expresó que “los galpones están fuera de esta discusión. Se reducen las exigencias para que el pequeño productor pueda vender y pierda lo menos posible. Acá nada tiene que ver con querer o no venderle nuestra fruta al galpón; sólo se intenta que no quede en la planta o tirada en el piso generando problemas de sanidad”.

La secretaria de la Cámara de Productores de Cipolletti, Susana Álvarez, consideró que la disposición “es una buena medida”, pero planteó ciertos reparos acerca del éxito final en virtud del tiempo que tendrá la nueva disposición. “La modificación de pautas específicas de la barrera sanitaria permitirá hacer frente a algunos problemas pero no solucionará el tema de fondo”, dijo.

Más allá de los comentarios, los productores esperan que la resolución comience a regir y así empezar a recuperar parte de su inversión.

Comentá la nota