Productores chaqueños participarán de la asamblea agraria en Gato Colorado.

SAENZ PEÑA: Un grupo de productores de distintas localidades del interior chaqueño, se sumarán a sus colegas de las provincias vecinas de Santa Fe y Santiago del Estero, para una asamblea agraria que se realizará en la localidad santafesina de Gato Colorado, contra las retenciones agropecuarias.
El punto de reunión será sobre la ruta nacional 95 a la altura del paralelo 28, en el límite entre Chaco y Santa Fe. Donde, según los productores, pueden resolver un nuevo plan de lucha con una escalada en las medidas de fuerza, en caso que el gobierno nacional no atienda el reclamo para una suspensión de las retenciones.

La convocatoria es para la hora 10 de la mañana. A una asamblea abierta a la que están invitados no solamente los productores, sino también comerciantes, y transportistas de toda la región. Ya que en esta región todas las actividades están muy relacionadas con la realidad del campo.

Se eligió esta fecha, porque tentativamente para hoy estaba prevista una nueva reunión entre el gobierno nacional y la Mesa de Enlace que conforman los dirigentes de las cuatro principales entidades del campo argentino. Y los productores querían hacer coincidir estos encuentros para presionar a que definitivamente el gobierno nacional acceda a negociar por las retenciones.

Medidas de fuerza

Según el presidente de la filial Charata de Federación Agraria, Lorenzo Cabus, desde esta asamblea en Gato Colorado, se podrían resolverá las próximas medidas de protesta, “aunque la intención es ir endureciendo la lucha”, indicó el dirigente.

“Vamos perdiendo la cuarta cosecha en la zona. Por eso no podemos darnos el lujo de soportar estas retenciones para que el productor se endeude. Porque ya estamos peor que en la década del 90”, dijo el dirigente de la localidad del sudoeste provincial.

“Mientras que seguimos castigados por este modelo nacional, se nos sigue tratando como que somos los chicos malos. Mientras que nuestros pueblos del interior están empobreciendo. Y si no hubiera habido retenciones por lo menos quedarían unas monedas más en los pueblos”, razonó Cabús.

Panorama preocupante

El referente agrario denunció un panorama preocupante en las localidades del interior chaqueño. “Donde todas las empresas tienen relación con el campo, y por eso comenzaron a cerrar o a despedir al personal. Y donde cayó también la construcción que antes venía avanzando a buen ritmo y generando puestos de trabajo”, dijo Cabús.

“Nosotros creemos que es necesario y es absolutamente posible que se saquen las retenciones, para evitar que la pobreza siga castigando al interior. Cuando el Chaco en el año 2007 le aportó 800 millones de pesos de retenciones al gobierno nacional, ahora no se puede conseguir una compensación para los productores que sembraron girasol y no pudieron ni salvar la semilla”, indicó.

Comentá la nota