Productores agropecuarios entendieron que las medidas de la Presidenta están "muy lejos" de la solución al problema.

Pequeños y medianos productores del Partido de Azul se mostraron disconformes con las medidas anunciadas por la presidenta Cristina Fernández al decretar la emergencia agropecuaria por la sequía. Sostuvieron que en realidad no ataca el problema de fondo y que una solución sería la liberación de los mercados y las exportaciones. Desde la Sociedad Rural, su presidente Rodolfo Piazza sostuvo que las medidas que espera el sector tienen que ver con la recomposición del capital de trabajo.
La declaración de la emergencia agropecuaria anunciada por la presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, no satisfizo a productores agropecuarios del Partido de Azul consultados ayer por este diario.

Según entendieron, las medidas no alcanzan a paliar la situación que atraviesa el sector del campo. Productores apuntaron que sólo beneficia a los grandes mientras ellos siguen esperando soluciones concretas.

Entre otras cosas, señalaron que una salida sería la apertura de las exportaciones de carne, granos y leche.

Asimismo, desde la Sociedad Rural de esta ciudad su presidente Rodolfo Piazza señaló que "es un gesto", aunque de ninguna manera entendió que sea una solución que ataque directamente la problemática del sector.

Las medidas anunciadas

El lunes la Presidenta firmó el decreto declarando la emergencia agropecuaria nacional para las provincias y territorios afectados por la sequía.

Las medidas más importantes incluyen la prórroga por un año del pago de los impuestos a las ganancias, a la ganancia mínima presunta y a los bienes personales.

La emergencia se declaró en el marco de la ley 22.913, norma que establece que alcanza a los que tengan daños que superen el 50 por ciento de su producción.

Cabe aclarar que para aplicarla, debe existir la previa declaración del gobierno provincial.

La primera mandataria anunció además que la Carta de Paso -el documento que autoriza el transporte de cereales en todo el país- será gratuita y automática.

"Es irrisorio"

Adrián Del Molino es un mediano productor de esta ciudad que ayer al ser consultado por este diario sobre las medidas anunciadas por la Presidenta, señaló que "la prórroga por un año en el pago no sirve para nada, es irrisorio".

Agregó que "no alcanza para nada, está muy lejos de la solución que esperamos porque, por ejemplo, lo que yo tengo que pagar que vence en febrero es muchísimo más que lo que llevo perdido por daños de sequía".

Entendió que lo que realmente les ayudaría es "la apertura de las exportaciones y que el valor de la hacienda vuelva al precio que tenía hace dos años, que el trigo valga un poco más y se puedan achicar los costos. Estas serían medidas eficientes".

En lo que hace al trigo, aseguró que producirlo "ya ni conviene porque lleva un costo que no deja margen".

Del Molino añadió que "se tendría que buscar algún sistema para que haya trigo barato para el pan y demás cosas que se consumen acá, y otro valor para las exportaciones".

Por todo esto, aseguró que en su caso personal "representa muy poca plata y no me aporta ninguna solución. A los productores chicos no les sirve porque al no tener ganancias, no les influye" y consignó que "esto es más para un productor grande que paga mucha ganancia".

Por último, en lo que hace a la Carta de Porte explicó que "una Carta vale 50 pesos, es algo insignificante".

"No nos sirve para nada"

Por su parte Gabriel Palmisano, otro mediano productor, fue categórico al decir que "creo que las medidas no sirven para nada".

Al respecto explicó que "la Presidenta dice que es por un año, pero igualmente tenemos que pasar un invierno crítico donde la hacienda hoy en día no vale nada, no tenemos campos para mantenerla y obviamente hay que vender los animales y a los precios que ella dispone".

En este contexto, apuntó que los supuestos beneficios anunciados no son tales y entendió que "hoy nuestra Presidenta está queriendo que el productor chico y mediano desaparezca y que siga adelante el grande".

A su vez, opinó que los productores importantes "son los únicos que pueden aguantar la hacienda, los únicos que pueden comprar alimento para los animales a los precios que tienen hoy".

Consultado que medida de fondo esperan, dijo que "la liberación de las exportaciones de carnes, granos y leche y la implementación de un verdadero plan agropecuario consensuado con los productores, porque hasta ahora no se ha hecho nada".

"Están intoxicando los mercados"

"Son todas soluciones parciales, pero no se va al problema principal", dijo a este diario ayer el productor Marcelino Alvaro.

En este contexto, sostuvo que "no se están dando políticas de fondo que tienen que ver con generar rentabilidad al sector, al margen de que el tiempo nos está jugando una muy mala pasada".

A su entender, las políticas concretas del gobierno deben estar orientadas a "liberar los mercados agrícolas y ganaderos. No puede ser que el maíz valga lo mismo que el trigo. Los mercados están manoseados, regulados y controlados. Así, están intoxicando los mercados".

"Hoy en la feria una vaca flaca vale 150 pesos y un par de zapatillas sale 300 o más. Realmente es un disparate", indicó.

En esta línea, señaló que "no porque al productor le paguen un trigo barato, el pan va a costar menos. Hoy con lo que nos están pagando el trigo, el kilo de pan debería estar un poco más de 2 pesos o 3, y no 5 como cuesta. El productor no tiene nada que ver en ese costo".

Por esto subrayó que el gobierno regula las ganancias del productor "pero no del resto de la cadena comercial".

Fue claro al apuntar que la ignorancia de muchos de los que conforman el gobierno "hace que no estén generando ideas positivas para el sector, un plan agrícola ganadero que se ha pedido desde siempre".

Advirtió que desde el sector agropecuario "creo que nadie está pensando en que las cosas cuesten tanto que sean imposibles de alcanzar para el resto de los consumidores. Acá se está buscando generar riqueza para redistribuirla".

Alvaro remarcó que "no hay estrategias de producción, no hay una política visible de largo plazo contundente y de mayor impacto económico. Faltan incentivos para producir y la gente está desanimada".

Por último, apuntó que como ciudadano "pido consenso en el desarrollo de las políticas hacia el futuro, escuchar y ser escuchado, ponernos de acuerdo en qué país queremos para todos".

La presidenta Cristina de Kirchner anunció la emergencia agropecuaria en todo el país. Los productores se manifestaron disconformes con las medidas, entendiendo que no se ataca el problema de fondo. ARCHIVO/EL TIEMPO

"No es una solución que ataque directamente el problema"

El presidente de la Sociedad Rural de Azul, Rodolfo Piazza, habló ayer sobre la postura de esa entidad respecto de estas últimas medidas anunciadas por la Presidenta.

"Es un gesto que será importante si se llega a las resoluciones que espera el productor", indicó en principio.

A su vez entendió que la prórroga por un año del pago de los impuestos "es un poco un salvavidas de plomo porque transcurrido ese año vamos a tener que pagar lo no pagado y lo nuevo, entonces no es una solución que ataque directamente el problema de la sequía".

Subrayó que las medidas que espera el sector "son de otras características" y especificó que "son aquellas que hagan a la recomposición del capital del trabajo".

Según consignó, esto se daría a través de "créditos con tasas subvencionadas, lo que hace que el productor pueda volver a poner en marcha el proceso productivo".

Asimismo señaló que por las características de "la catástrofe" climatológica, debería decretarse el "desastre agropecuario" y no la emergencia como fue anunciada.

En este aspecto, dijo que "estaríamos posicionados de otra manera ya que la emergencia es solamente pasar para adelante el pago, mientras que el desastre es la cancelación de la deuda".

Apuntó que se está trabajando desde las entidades agropecuarias para que en la provincia de Buenos Aires se decrete esta medida, que además se aplica cuando los daños alcanzan al 80 por ciento de la producción.

El presidente de la SRA entendió en este sentido que "lo que habría que hacer es flexibilizar la ley que actualmente nos rige porque a veces es difícil llegar a ese 80 por ciento y poder demostrarlo".

Azul en estado de emergencia

Por otro lado, marcó que "la señora Presidenta dice que nos está tratando de una forma preferencial (al sector) ya que otras actividades no gozan de estas medidas. Pero quiero recordar que cuando supuso que teníamos beneficios extraordinarios, se aplicaron retenciones del orden del 35 por ciento y desgraciadamente tuvimos el peor de los socios que se llevaba el 35 por ciento de nuestra producción. En las malas, me extraña que la señora Presidenta no tome las mismas medidas y sea socia retribuyéndonos el 35 por ciento de aquellas ganancias extraordinarias", a través de créditos y demás.

Por esto apuntó que "no creo que estas medidas sean una solución al verdadero conflicto que tenemos".

En lo que hace a la Carta de Porte, indicó que representa muy poco costo para el productor y advirtió que "en cambio va a afectar muchísimo a la Federación Agraria porque prácticamente el 50 por ciento de eso iba a la actividad gremial".

"Me parece que es un golpe gratuito que le han dado, un castigo para la Federación Agraria y no una solución para el productor agropecuario", agregó.

Asimismo recordó que la Sociedad Rural de Azul hizo las presentaciones correspondientes en La Plata a través de la Comisión de Emergencia Local y que si bien la Comisión de Emergencia de la Provincia tiene acordado reunirse el 12 de febrero próximo, "estamos haciendo gestiones para que se anticipe la fecha".

Por último, informó que "Azul quedará en estado de emergencia y tendremos que hacer las presentaciones individuales como es costumbre en estos casos".

Comentá la nota