Los productores de aceitunas locales no quieren retenciones

La Federación Olivícola Argentina inició un lobby para que, de mínima, le quiten las retenciones a la exportación de aceite y el objetivo de máxima de obtener reintegros.
La cadena derivada de la aceituna pide que le quiten retenciones y le den reintegros, para poder vender aceite envasado a Latinoamérica, que hoy le compra a Europa.

Buena parte del aceite de oliva argentino sale a granel a España, donde es mezclado con aceites mediterráneos y reexportado en botellitas a US$ 2.000 más por tonelada, a veces, de nuevo a América.

Para no regalar ese valor agregado en un producto que se puede comercializar envasado al mundo, la Federación Olivícola Argentina inició un lobby para que, de mínima, le quiten las retenciones a la exportación de aceite (que son del 5%) y el objetivo de máxima de obtener reintegros.

Según los olivícolas, ese es el empujón que necesitan del Estado, como lo tuvo el sector vitivinícola. Con él, añaden, Argentina podría pasar de producir 25 mil toneladas anuales de aceite de oliva a 60 mil en cuatro años. Y sin plantar un solo olivo más. Se puede lograr sólo con riego y fertilización, lo que hoy los productores casi no hacen porque cuesta US$ 1.500 por hectárea.

“De México para abajo, se consumen 90 mil toneladas de aceite. El 95% son importadas de Italia y España. La Argentina hoy consume 5 mil toneladas; exporta otras 5 mil embotelladas, por US$ 30 millones, y casi 10 mil a granel, por el mismo valor”, dijo un especialista del sector.

El valor de la tonelada de aceite envasado en puerto (FOB) promedió US$ 5.360 en 2008, mientras que a granel rondó US$ 3.400. Así, “hay una gran oportunidad” indicó el experto, tanto por la ubicación geográfica del país como por acuerdos comerciales. “Podríamos exportar por US$ 250 millones”, agregó.

La Argentina es el mayor productor de aceite de oliva del continente y el séptimo del mundo, detrás de España, Italia, Grecia, Turquía, Marruecos y Portugal. Las provincias productoras son Mendoza, San Juan, Catamarca, La Rioja, Córdoba, San Luis y Buenos Aires.

La gran preocupación es Chile, que si bien aún produce una cuarta parte de lo que elabora Argentina, lo logró en solo cuatro años. Así, el sector teme que, como en otros rubros, aquel país tenga más éxitos.

En el país hay 90.000 hectáreas de olivares. Casi la mitad surgió en los 90, cuando el régimen de promoción industrial implantado por Menem benefició a provincias como La Rioja y Catamarca, en detrimento de otras, como Mendoza.

Comentá la nota