La producción de petróleo cayó en Mendoza el 10% y seguirá en baja.

Según la Secretaría de Energía, en 2011 se prevé una disminución de la producción local de 12,14 por ciento. Desde 2003, los yacimientos locales perdieron un rendimiento de 39 por ciento. Alerta rojo.
Un informe de la Secretaría de Energía de la Nación señala que la producción de petróleo de los 36 yacimientos que están actualmente en actividad en la provincia de Mendoza ha tenido una caída del 10,19% entre 2008 y 2009.

De acuerdo a esta previsión oficial, entre este año y el próximo la retracción de la explotación de crudo descenderá 9,77%. En el año 2011 la disminución será de 12,14%. El dato más preocupante es que en tan sólo cuatro años la producción de petróleo local caerá 28,8%, según detalla esta institución.

Los yacimientos más productivos de la provincia, tales como Barrancas, Cerro Fortunoso, Chihuido de la Salina, La Ventana, Valle del Río Grande y Vizcacheras son los que justamente muestran un gran descenso productivo. Incluso, en algunos casos como el Sosneado o Loma Cortaderal advierten casi una extinción total.

Sin embargo, vaticinan un leve rendimiento en sólo tres de las casi 40 zonas petroleras mendocinas: Puesto Cercado explotada por el Trébol SA, Chañares Herrados, ambas situadas en Tupungato, y Confluencia Sur, ubicada en Malargüe en manos de la petrolera norteamericana Chevron.

Algunas zonas, tradicionalmente petroleras como Cacheuta, Puesto Hernández y Piedra Colorada tienen perspectivas de un descenso moderado de alrededor de 10%.

Pero esto no es todo. A nivel nacional, de acuerdo a una investigación aportada por el Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG), la cadena descendente en la producción de petróleo argentino en los últimos 10 años (desde 1998) ha sufrido un declive de 3% en promedio interanual. Hubo años de grandes pérdidas como en el bienio 1998-1999, en el cual la caída fue de 7% y 5%, respectivamente.

El IAPG, filial Cuyo, indica que la merma desde 2003 en la producción de los pozos de los yacimientos mendocinos es de 39%, esto significa que el rendimiento de cada perforación muestra dicha declinación.

La progresiva política de las compañías petroleras de disminuir las inversiones ha provocado que hoy esta importante industria esté en alerta rojo, señalan algunos expertos del sector hidrocarburos.

Fuentes cercanas a una de las empresas petroleras con mayor presencia en el país indicaron que muchas inversiones programadas para 2009 y 2010 debieron frenarse cuando los fondos de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) fueron estatizados. Estas empresas pedían préstamos a las operadoras privadas que tenía la Anses para hacer inversiones en los yacimientos, a las que luego le devolvían el dinero en el período de un año.

La dramática situación de cambio en la producción de crudo llevó a las petroleras como Pan American Energy y la inglesa BP a que ante la caída en la producción y el crecimiento del consumo de combustible debieran darle la vuelta al juego de mercado y comenzaran a exportar. Así, durante enero y abril de este año, este segmento creció 77% más que en 2008.

Pero según los informes del IAPG indican que de continuar este panorama en el bienio 2012 y 2013, la Argentina se convertirá en importadora de petróleo.

Dante González, representante del gremio Petrolero y Gas Privado de Cuyo coincidió con estas señales de la industria más importante para la provincia y dijo que "hay un receso local de la producción de 17%. Falta la inversión y una política de Estado que obligue a las operadoras del crudo a invertir en la actividad".

Ante la retracción general de la economía, la caída nacional en el consumo de algunos combustibles indicaría que el más perjudicado fue el gasoil, el cual sufrió una disminución de 4%, por la influencia de la desaceleración de la industria. La merma considerada en 8% del transporte de pasajeros y del de cargas tanto a nivel nacional como internacional se suma a los factores que colaboran con estos porcentajes en baja.

El combustible argentino tuvo algunos aumentos en 2008-2009 pero no bajó los precios aunque el barril de petróleo sí disminuyó 72% y está 7% más caro que el chileno, el cual bajó sus precios en los últimos meses 34%.

Comentá la nota