LA PRODUCCION FORESTAL DE CONCORDIA AFECTADA POR LA SEQUIA Y LOS INCENDIOS.

Diana Díaz, coordinadora del área forestal de la estación experimental del INTA Concordia, aseguró que el registro de precipitaciones del año pasado fue el más bajo desde que el organismo mide este parámetro, desde 1967.

“Prácticamente en los últimos 40 años son las mínimas precipitaciones que se han registrado”, expresó.

La falta de agua provoca pérdidas económicas y condiciona la evolución de los cultivos forestales. “Todas las plantaciones que tenemos en esta área están afectadas”, indicó a DIARIOJUNIO. Al mismo tiempo, señaló que los incendios consumieron 500 has. de forestaciones en el departamento.

“En lo que llevamos hasta ahora es el peor año en materia de sequías”, expresó Díaz. En la última década, en la provincia llovía anualmente, en promedio, 1400 mm. pero el año pasado sólo cayeron 770 mm. Y el panorama no mejora porque en lo que va de enero sólo llovió 5,3 mm.

La ausencia de lluvia afecta a las plantas porque no disponen del agua necesaria. Las plantaciones más afectadas son las que se plantaron recientemente. “Las que se plantaron ahora en la primavera si no se las está regando en este momento va a ser difícil que pueda sobrellevar este período de sequía”, indicó Díaz. Algunos productores optaron por regar las plantaciones tiene que afrontar una erogación mayor a la prevista siempre que tengan la posibilidad de hacerlo si disponen de un pozo porque los arroyos “se están quedando sin agua”.

En la región hay una superficie de 100.000 has. que contiene plantaciones de pinos y eucaliptos “Yo diría que en alguna u otra medida están afectadas”, sostuvo Díaz. Hay otras plantaciones que estuvieron afectadas aunque llovió el otro día y van a estar un poco mejor".

Las plantas se “estresan” por la carencia del líquido y eso provoca que estén debilitadas y “más predispuestas a enfermedades o insectos que haya en el medio”. O sea que no sería de extrañar que en los próximos años haya “un fuerte ataque de algún insecto”. “El crecimiento que no se produjo no se va a revertir. Eso se perdió. Las plantaciones recién realizadas que no se regaron también se van a perder. También va a haber que replantar y eso significa una pérdida económica muy grande”, añadió.

Un equipo de riego artificial no es un cálculo que tengan en cuenta los productores. “No se utiliza en nuestro país. Habría que ver si el clima sigue cambiando y se dan estas situaciones más frecuentemente haya que empezar a pensar si será necesario afrontar costos mayores”, precisó.

Los incendios no dan tregua.

“Los incendios en los últimos días han sido terribles”, expresó la coordinadora. Ya se perdieron o fueron dañadas 500 has. de forestaciones en el departamento. Sin ir más lejos, el lunes la Estación del INTA sufrió el efecto de las llamas en el interior del predio. “El fuego entró por la vía del ferrocarril, pasó el camino cortafuegos y nos afectó cortinas forestales, lotes citrícolas”, indicó. Estiman que la quema se inició debido a las chispas que arroja el paso del tren a lo que se suma el material combustible existente en el trazado ferroviario.

La baja humedad provoca que el fuego se expanda rápidamente. “la gente tiene que tomar conciencia del riesgo que implica cualquier tipo de fuego. Un fogón para prender un asado, quemar la basura. Las cosas queman rápido pero el fuego es incontenible”, indicó Díaz. La coordinadora aseguró que a diferencia de otros países donde una tormenta eléctrica puede desencadenar un siniestro, no es el caso de Argentina. “Siempre está la mano del hombre detrás”, expresó.

Comentá la nota