La producción de durazno en Misiones intenta recuperar el terreno perdido

Luego de años de letargo, la producción de durazno volvió a repuntar en Misiones y según expertos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de la localidad de Cerro Azul, existe un gran potencial de venta a nivel nacional.
En los últimos años se habrían incorporado casi 50 hectáreas en la provincia y según el censo agropecuario de 2002 la actividad había caído 24 por ciento respecto a 1988.

Los profesionales de esa institución explicaron que con los años la actividad fue perdiendo terreno debido al crecimiento de otras producciones que resultaban más rentables.

"Son pocos los que recuerdan que al finalizar la década del 70, en Misiones existían 350 hectáreas de durazneros, cuatro galpones de empaque con cámaras frigoríficas y que se enviaba la fruta a Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Eran años en que se llegó a producir 1.000 toneladas del durazno primicia", recordaron desde el organismo.

En la actualidad, se estima que existen 220 productores con 250 hectáreas cultivadas, en chacras ubicadas sobre todo en el departamento de Leandro N. Alem.

Desde el INTA destacaron que posiblemente el durazno sea una de las producciones como mayor potencial de desarrollo en Misiones. Argumentaron que las buenas condiciones climáticas y las perspectivas de venta son factores determinantes para el crecimiento de la actividad.

"En la Argentina, la superficie cultivada está estancada hace 25 años en unas 30.000 hectáreas, de las cuales el 60 por ciento están en Mendoza que tiene 17.000 hectáreas cultivadas, la mayor parte con destino industrial", señalaron.

Comentá la nota