"La producción de carne es deficitaria"

20.000.0000 De kilos es el déficit de carne que existe en la provincia, según un estudio de la FEC. También sostiene que la producción local no podría dar respuesta a la demanda de la población.
A través de un documento, la Federación Económica de Catamarca objetó el proyecto que impulsa la veda al ingreso de carne de otras provincias durante tres meses al año con el objetivo de favorecer la venta de los productores locales.

La iniciativa, que se aprobó en la Cámara de Senadores, se estudia ahora en la comisión de Industria de la Cámara baja. La FEC respondió a un requerimiento de la presidenta de la Comisión, María Aparicio, que solicitó su opinión sobre el proyecto.

La institución aseguró que la producción propia de carne en nuestra provincia "es totalmente deficitaria". El déficit de carne en Catamarca es de aproximadamente 20.000.000 de kilos por año.

Al fundamentar su posición, la Federación argumenta que aumentó la población y por ende el consumo, mientras que, por otro lado, en los últimos 90 años, la producción ganadera ha disminuido en aproximadamente 100.000 cabezas. También sostiene que en otras provincias como Santiago del Estero, en el mismo período las existencias se han incrementado en 1.000.000 cabezas, paralelamente han mejorado la calidad, como consecuencia de la genética incorporada.

Más adelante admite que las reses de ganado criollo logran su óptimo estado de gordura en el período de marzo-mayo, en los campos con pasturas naturales. Recordaron que en años anteriores se decretaba la veda y le permitía al productor vender sus reses. Sin embargo, la FEC explica que en la actualidad, el problema se ha complicado como consecuencia "de que el paladar de nuestros consumidores exige mejor calidad, fundamentalmente mayor terneza", comentó.

Además, la entidad que nuclea a los empresarios locales considera que parte de la problemática se reduce a la falta de aplicación de tecnología de manejo de las reses destinadas a faena por lo que Catamarca no produce carne de buena calidad.

"Consideramos que quien decide la compra de carne es el consumidor final y de ninguna manera se lo podría obligar por ley a consumir un producto que lamentablemente no cumpla con las exigencias de terneza y distribución de grasa, como lo está exigiendo el mercado, que cada vez será más exigente", asegura e impulsa al amplio debate de la iniciativa.

Comentá la nota