La producción de cales crecerá 25% en el 2009.

De la mano de las inversiones superará los 2,2 millones de toneladas.
A pesar de la crisis, el sector de la minería no metalífera correspondiente a la elaboración de cales en San Juan sigue levantando cabeza: De la mano de nuevas inversiones, su capacidad de producción alcanzará los 2.250.000 toneladas en el 2009, un salto del 25% respecto a las 1.800.000 toneladas del año pasado, según coinciden en la Cámara Minera de San Juan y en la Secretaría de Minería.

Los caleros han tomado la decisión de ampliar su capacidad de producción para atender el aumento de la demanda de cales principalmente por parte de la minería metalífera -interna y externa-, que la usa como insumo básico para la extracción de metales, pero además porque están comprando mucha más cal las industrias siderúrgicas, de construcción, la de tratamiento de aguas y residuos industriales, papel, azúcar y curtiembre, entre otras.

Ese aumento de la demanda está revirtiendo fuertemente el cimbronazo que tuvo el sector en los meses de noviembre y diciembre pasado, cuando por efectos de la crisis económica mundial se planchó la compra y bajaron un 20% los pedidos.

La primera gran inversión que empieza a impactar en la producción de este año fue la que completó en diciembre último el grupo belga UNIMIN en la calera albardonera Minera Tea: Con 10,3 millones de dólares puso en marcha un gran horno dual (a gas y a carbón) de última generación, capaz de producir 400 toneladas de cal diarias extras a las 540.000 toneladas por año que producen sus 15 hornos. La firma, que además compró la calera La Buena Esperanza en Los Berros, Sarmiento; tiene planes de aumentar la capacidad instalada y mejorar la calidad de los productos en la planta recién adquirida, según anunció el titular de Minería local, Felipe Saavedra, en el día de la minería el pasado 7 de Mayo. Saavedra dijo ayer además, que hace poco los directivos le informaron que han cerrado otro contrato de venta para proveer desde La Buena Esperanza con 2.000 toneladas de cal dolomítica a la chilena del cobre Codelco, a quién ya le vendían unas 1.000 toneladas.

El grupo de capitales nacionales Cefas acaba de completar también una inversión de casi 34 millones de dólares en la construcción de una planta nueva de producción de cal en Sarmiento -Padre Bueno, entre las localidades de Divisadero y Cienaguita-, a unos 10 kilómetros de la planta que ya tenían en ese departamento.

Según anunció a DIARIO de CUYO el presidente de la compañía, Pedro Enrique Brandi, el nuevo horno que entrará en marcha en la última semana de este mes, "producirá 500 toneladas diarias, es decir, 170 mil toneladas de cal de alta pureza por año, e incrementa nuestra capacidad de producción en un 40 %". Con este emprendimiento se crean además 80 puestos de trabajo nuevos.

El vicepresidente de la Cámara Minera de San Juan, Jaime Bergé destacó que a las inversiones de las grandes compañías se suman además las inversiones chicas de los caleros más pequeños. "En términos de producción global, quizá parezcan insignificantes, pero suman", dijo el empresario.

En ese sentido, la semana pasada la Cooperativa Minera Divisadero anunció una inversión de 130 mil pesos para la construcción durante seis meses de la planta de molienda y embolsado de cal, que permitirá mejorar sus procesos productivos en la localidad sarmientina de Los Berros.

Desde 2006, esa cooperativa trabaja agrupando a pequeños productores familiares de cal y actualmente cuenta con 11 socios que generan más de 50 puestos de trabajo directos e indirectos y con sus dos hornos producen más de 1.000 toneladas de cal al mes. La financiación la aportó la Secretaría de Minería de la Nación, a través del Plan Social Minero.

Comentá la nota