El procurador pidió a los fiscales por el cierre de los prostíbulos

Alicia Peressutti resaltó que "hay que crear conciencia social para combatirla"
Desde el año pasado, cuando comenzó a regir la Ley de Trata, se constataron 445 víctimas en el país, el 95% de las cuales son mujeres y niñas, reveló ayer Alicia Peressutti, una referente local en esta lucha, al dialogar con EL DIARIO.

"No es poco ese número", advirtió la docente y escritora. Entre las víctimas, hay paraguayas, dominicanas, bolivianas y argentinas.

El 5% restante son hombres, que en su gran mayoría son explotados laboralmente.

Los datos pertenecen a la Red Alto al Tráfico y a la Trata (RATT) que nuclea a las organizaciones que trabajan específicamente en este tema, como Vínculos, donde interviene Alicia.

Las 455 víctimas son, principalmente, del noroeste argentino, noroeste de este país y del conurbano bonaerense. La demanda principal se centra en Córdoba, Buenos Aires y Mendoza.

Peressutti rescató la labor del fiscal Marcelo Colombo, a cargo de la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos y Trata de Personas, quien "es muy comprometido" y señaló que en Santa Fe y Misiones se producirán los primeros juicios orales sobre trata en Argentina.

La docente remarcó que "hay un debate que no cesa: algunos jueces toman la ley al pie de la letra y sostienen, tal como lo establece el artículo 2, que las víctimas mayores tienen que declarar, pero otros magistrados permiten que si se fundamenta la vulnerabilidad de las mismas no es necesario". La vulnerabilidad está dada en el hambre, la miseria y otros aspectos.

Peressutti rescató que el procurador General Esteban Righi "ha pedido a todos los fiscales que investigan casos de esta naturaleza, que insten al cierre de prostíbulos, cumpliendo la ley referida a la prostitución por cuenta ajena, haya o no un caso de trata de personas".

Aunque advirtió que "hace falta mucho", Alicia consideró que "nunca vi tantos avances en los más de diez años que vengo trabajando" y apuntó que lo principal es crear "conciencia social" en la sociedad, ya que algunos "no piensan que la esclavitud está mal". Por eso son importantes las charlas en las escuelas y en las instituciones, para alertar sobre este drama.

Comentá la nota