El procurador general salió en defensa de los fiscales y advierte saturación del sistema

En medio de críticas a la labor judicial y en especial de los fiscales, el Procurador General, Jorge Canteros, deslindó responsabilidades y atribuyó las falencias a la saturación del sistema, dando cuenta que "debido a la gran cantidad de expedientes que tienen los fiscales es casi imposible que se trabaje adecuadamente en la totalidad de las causas".
Resaltó además que la justicia penal debe actuar solamente en los cortes de calle que imposibilitan la normal circulación del transporte público.

El procurador a través de radio Ciudad explicó que "en un turno de 10 días, que es el turno de cada fiscal por mes, normalmente entran 1.200 causas en promedio, pero han llegado a entrar 1.600 causas en ese tiempo. Y entonces, honestamente, los fiscales trabajan bien con el 20 por ciento de las causas y ya estoy exagerando". Hizo referencia que una gran parte de las causas que llegan son denominadas menores y que ellas terminan restando tiempo de investigación a los casos complejos.

"Esto es una vieja discusión que tenemos toda la gente, todos los operadores del sistema penal en el principio de legalidad, que es apegarnos a la Constitución y a los códigos, que dice que debe ser investigado con la misma atención un homicidio múltiple que el robo de una bicicleta. Pero en la realidad cuando hablé alguna vez de tener en cuenta los principios de oportunidad que significa investigar seriamente las causas importantes un fiscal jubilado me dijo ‘pobre los ciudadanos si el jefe de los fiscales piensa que sólo hay que investigar los delitos importantes y dejar de lado los delitos de bagatela’. Pero hay que sincerarnos", señaló Canteros.

También manifestó que "esto es una realidad que ha golpeado a EE.UU. y Europa. Sin ir más lejos hay provincias que tienen mayores asignaciones presupuestarias que la nuestra y no lo pueden solucionar. Un ejemplo de esto es que nosotros con el sistema anterior de las denuncias que se radicaban, llegaban a juicio era el 2 por ciento. Obtenía un resultado de condena o absolución. Hoy estamos hablando de un 7 por ciento. El sistema funciona pero hay que ajustarlo", agregó.

Con relación a la polémica que inició el vicegobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff sobre la necesidad de impedir los cortes de calle, Canteros explicó que la justicia penal solamente debe actuar cuando se impide el normal recorrido del transporte público. Cuando las protestas no ponen en jaque a este servicio debe actuar la justicia de Faltas.

"Todos estamos de acuerdo que no se debe criminalizar la protesta social pero lo que estamos viendo es que se incurren en excesos. Hoy todo se subsume en el gobernador de la provincia, la gente no quiere hablar con subsecretarios ni ministros. Y ahí entramos en un tema conflictivo. Cuando la protesta social impide la normal circulación del transporte público, deja de ser una protesta para transformarse en un delito perseguible de oficio. El fiscal tiene que intimar por un plazo prudente para que la gente se corra del lugar", explicó.

Denuncia de espionaje

Por otra parte, y con relación a la presentación que realizó la jueza Iride Isabel Grillo sobre un supuesto caso de espionaje informático, Canteros destacó que se realizó una investigación muy seria en este sentido en la cual los peritos informaron que es imposible ingresar a un computadora desde el centro técnico sin que el usuario esté frente a la CPU. "La pericia me dejó satisfecho, eso se complementó con informes a otras cortes provinciales que tienen similares sistemas de asistencia técnica remota".

Comentá la nota