El procurador Bongianino reiteró argumentos para que el STJ confirme la destitución de Perés

El procurador general Mario Bongianino reiteró, ahora ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ), sus principales argumentos contra Natalio Perés y Rubén Rivero, echados este año de la presidencia y la vocalía del Tribunal de Cuentas, respectivamente: el jefe de los fiscales pampeanos presentó un escrito ante el STJ para que convalide el fallo del Jurado de Enjuiciamiento que los echó de sus cargos en marzo de este año.
La Ley 313 establece que el fallo del jury es inapelable. Pero Perés y Rivero, amparándose en la Constitución nacional, lograron que el STJ acepte revisar el fallo. Ahora, los altos magistrados podrían firmar la sentencia luego de la feria judicial.

El procurador, en representación de la sociedad pampeana, acusó otra vez de "negligencia" a Perés y Rivero.

El fiscal reiteró -tal como lo hizo entre febrero y marzo frente al Jurado de Enjuiciamiento, que actuó en Diputados- que en este tipo de proceso de enjuiciamiento no se trata de juzgar delitos y aplicar penas, sino lo que se juzga es una responsabilidad de tipo político, que consiste en determinar la aptitud o ineptitud del magistrado para seguir desempeñando la función de administrar justicia.

El procurador, que llevó a cabo la acusación en el debate que se desarrolla en Diputados, expresó que entre 1999 y 2003, las autoridades del TdeC no fiscalizaron en el Instituto Provincal Autárquico de la Vivienda (Ipav) la cuenta corriente recaudadora 10.313/6 del Banco de La Pampa. De esa manera, permitieron el desvío de 695.694,40 pesos, dinero proveniente de la recaudación de cuotas abonadas por los adjudicatarios de viviendas de barrios. También, parte del dinero retenido a las constructoras como "Gasto de Inspección" era depositado en la cuenta corriente del BLP 11.313/4, que debía ser reingresado a la cuenta 10.313/6. Un total de 264.761,81 pesos no reingresaron. De esa manera, no ingresaron a la cuenta recaudadora del Ipav 960.456,21 pesos.

Parte de ese dinero, luego se utilizó para fiestas, viajes o hasta para la compra de un somier de entonces presidente del Ipav, Hugo Nelson Agüero.

El procurador Bongianino también se refirió a los plazos. Para Perés y Rivero, los 90 días de plazo para enjuiciarlo empezaron a correr desde que se admitió la denuncia el 28 de septiembre. Bongianino reiteró que los plazos corrían desde la lectura de a acusación, el 24 de febrero. Y que los días deben contarse como hábiles y no corridos.

Comentá la nota