Procuración y STJ, en una relación conflictiva

La demanda de Sitrajur contra la reforma del MP es el eje de la diferencia. La procuradora pidió nulidades y recusaciones rechazadas por jueces.
La reciente difusión de un dictamen de la Procuración del Poder Judicial contra la emergencia presupuestaria propuesta por el STJ a través de un proyecto de ley -que suspende la creación de cargos y organismos del Ministerio Público-, es en realidad un eslabón más en una larga cadena de desacuerdos graves que ese organismo y el máximo tribunal de Justicia han mantenido durante más de un año, y que se originaron o fortalecieron con la reforma del Ministerio Público aprobada por ley 4199/07. Así surge de varios dictámenes de la procuración disponibles en la web del Poder Judicial, rechazados por el STJ.

La ley 4199 dio autonomía al Ministerio Público y creó los cargos de fiscal general, defensor general, la policía judicial y otros organismos de atención a la víctima y apoyo a la investigación. Contra ella presentó el gremio judicial Sitrajur una acción de inconstitucionalidad, y en ese expediente la procuradora Liliana Piccinini objetó que no se le corrió traslado de la integración del Tribunal y de otras incidencias, que debía conocer por estar en juego temas de orden público.

En octubre pasado, la procuradora pidió en el caso la recusación de Víctor Sodero Nievas por entender que había incurrido en prejuzgamiento al emitir opiniones periodísticas contrarias a la aprobación de la ley y en un expediente administrativo.

Al mismo tiempo, pidió la nulidad del interlocutorio del STJ 134/09, por entender que contradijo gravemente doctrina de ese cuerpo cuando admitió la legitimación activa del Sitrajur en una acción de inconstitucionalidad contra la ley 4199 y pidió la nulidad de la integración del Tribunal para analizar este caso específico con posterioridad a la excusación de Luis Lutz, juez que antes de apartarse reveló una grave anomalía que afectaba a expediente. Lutz había presentado un pedido de revocatoria "in extremis" contra lo que entendió era un error grosero y evidente, que generaba agravio trascendente para las partes.

Afirmó la procuradora que, para justificar la legitimación activa del Sitrajur, el tribunal invocó erróneamente el voto en minoría de Sodero Nievas en una causa en la que la mayoría del STJ había rechazado la acción porque "para contar con la legitimación pertinente a fin de instruir la acción de inconstitucionalidad es requisito indispensable que quien accione sea el titular de los intereses o derechos que se ven afectados por el precepto impugnado, presuntamente írrito a la Constitución..." Añadió citas de otras causas del propio STJ en igual sentido, que rechazaron acciones de inconstitucionalidad iniciadas contra la Carta Orgánica de El Bolsón o la resolución 94/2008 del CPE, etc. En varias de ellas el STJ expresó que "el perjuicio debe ser demostrado por quien alega ser afectado en su derecho subjetivo (...), además de la lesión a cláusulas constitucionales. La defensa de la legalidad por la legalidad misma no habilita la instancia última de declarar su inconstitucionalidad".

Más aún, la procuradora atribuyó al interlocutorio -firmado por Sodero Nievas y los subrogantes Roberto Maturana y Cerdera- un "exceso de la jurisdicción" al considerar motivo de decisión del tribunal cuestiones vinculadas con un daño potencial, e incluso aspectos que ni siquiera fueron planteados por Sitrajur en su acción de inconstitucionalidad. Añadió Piccinini que tal exceso llegaría incluso a considerar la inconstitucionalidad de la ley 4372 de Presupuesto provincial. Fundó en esa " plus petitio inexcusable" el interés planteado en la prensa por Sodero Nievas contra las asignaciones presupuestarias al Ministerio Público.

Las críticas de forma y fondo no han terminado, puesto que la procuradora presentó un recurso formal de revocatoria "in extremis" contra la resolución en que el propio Sodero Nievas rechazó la recusación que había planteado Piccinini.

Comentá la nota