La proclamación distendió a los antagonistas

La entrega de diplomas a los senadores y a los diputados electos se desarrolló en un clima de cordialidad entre oficialistas y opositores. El alperovichismo acaparó el acceso a los tribunales federales. Quienes lo enfrentaron ganaron el salón de actos. "Volveremos a ser Gobierno / de la mano de José".
Afuera, todos eran cánticos para el Gobierno. Adentro, la oposición fue la que se llevó los aplausos más estruendosos. La diferencia entre ambos espacios fue la nota distintiva de la ceremonia de proclamación de los senadores y los diputados electos el 28 de junio, quienes ayer recibieron los diplomas que les permitirán asumir el 10 de diciembre.

De manos del titular de la Junta Electoral Nacional, Ernesto Wayar, recibieron sus pergaminos los senadores electos por el Frente para la Victoria, Beatriz Rojkés de Alperovich y Sergio Mansilla, y el referente del Acuerdo Cívico y Social (ACS), José Cano. Luego fue el turno de los que fueron consagrados diputados: por el oficialismo, Osvaldo Jaldo, Stella Maris Córdoba y Juan Salim; y por la oposición el ruralista Juan Casañas.

El debutante Casañas protagonizó dos hechos llamativos: fue el que recibió la mayor ovación y el que menos efusivamente saludó al gobernador, José Alperovich, con un simple apretón de manos. Cano fue más cordial. Los oficialistas, por su parte, se fundieron en un sostenido abrazo con el mandatario, beso incluido en el caso de la primera dama.

Familiares y amigos

Cada electo concurrió acompañado por sus familiares más queridos y por sus colaboradores políticos más fieles.

Por este motivo, por el justicialismo, en el local se vio a los ministros de Gobierno, Edmundo Jiménez, de Educación, Silvia Rojkés, y de la Producción, Jorge Gassembauer; a los intendentes Alberto Olea (Monteros), Javier Pucharras (Tafí Viejo), Julio Silman (Alderetes) y César Dip (Lules); a los legisladores Miriam Gallardo y Regino Amado; y a los diputados Gerónimo Vargas Aignasse y Alfredo Dato, entre otros.

Desde el ACS concurrieron los cointerventores de la UCR, Julio Herrera y Federico Romano Norri; la diputada Norah Castaldo; la referente del ARI, Sandra Manzone; el intendente de Simoca, Luis González; los radicales Félix Mothe y José Hugo Saab; Roberto Martínez Zavalía y Manuel Sánchez Miñano, entre otros.

En las puertas de los tribunales federales, todo era algarabía. En ningún momento dejaron de sonar los bombos. "Volveremos/ volveremos / volveremos otra vez / volveremos a ser Gobierno / de la mano de José", fue la consigna más repetida por quienes portaban carteles con la frase "Alperovich 2011", en reivindicación de una segunda reelección.

Con el sitio copado, a los seguidores del radicalismo que se habían concentrado en la plaza Yrigoyen les quedó sólo esperar por el pasaje 2 de Abril. Allí se ubicaron los gauchos de la agrupación tradicionalista Manuel Belgrano, con grandes banderas argentinas. Cuando salieron Cano y Casañas, cada uno se subió a un caballo y marchó algunos metros, hasta la esquina de Las Piedras y 9 de Julio. Luego, ya en vehículos, fueron hasta la sede de la UCR para continuar los festejos por las bancas obtenidas.

Comentá la nota