"Fue un proceso transparente"

El Banco de Santa Fe se convirtió una vez más en agente financiero de la provincia hasta 2014. Pagará un canon anual de 15 millones 40 mil pesos. El grupo Eskenazi resultó ganador porque "demostró capacidad técnica y económica para ser la adjudicatoria".
El ministro de Economía, Angel Sciara, firmó ayer en la Casa Gris el contrato que convertirá al Banco de Santa Fe en el agente financiero y caja obligada de la provincia durante los próximos cinco años, hasta el 1º de julio de 2014, con la posibilidad de prorrogar la vinculación por otros cinco años, hasta 2019. "Finaliza así un proceso claro, totalmente trasparente y público para tener un agente financiero que responda a las necesidades económicas de Santa Fe y garantice una correcta administración de los recurso del Estado", dijo Sciara. Y subrayó que la provincia es la primera en el país que exige al agente financiero el pago de un canon anual de 15 millones 40 mil pesos, ajustable según la variación de la recaudación impositiva. "Esto significa un gran cambio de paradigma" en el negocio bancario, precisó el ministro.

El acto se realizó en el Salón Blanco, en un tono austero que Sciara se encargó de remarcar. "El vínculo de la provincia con el agente financiero estuvo atado en sus orígenes al proceso de privatización del Banco de Santa Fe. Y ese vínculo fue renovado antes de su vencimiento por un período similar que concluyó el 30 de junio de 2008", recordó.

El gobernador Hermes Binner propuso entonces licitar la renovación del agente financiero, un hecho que no tenía antecedentes en el país. "El trabajo de preparación de los pliegos fue arduo", precisó Sciara, lo que obligó al gobierno a pedir a la Legislatura dos prórrogas del actual contrato con el Banco de Santa Fe: la primera hasta el 30 de diciembre de 2008 y la segunda, hasta el 30 de este mes. Así que el contrato que se firmó ayer tendrá vigencia a partir del 1º de julio próximo hasta el 1º de julio de 2014.

Sciara ponderó también "algunos elementos distintivos" del pliego que ahora el Banco de Santa Fe tendrá que cumplir:

* Tasa cero para las transferencias a municipios y comunas y los haberes a jubilados.

* Un plan de inversiones que al formar parte del contrato se transforma en obligatorio.

* Un plan de negocios que responda al financiamiento de la actividad económica de la provincia. "Este es un punto inédito en la contratación de agentes financieros en la Argentina", precisó el ministro.

* Y el pago de un cánon de 15 millones 40 mil pesos, ajustable según la variación de la recaudación impositiva. "Esto también inédito y significa un gran cambio de paradigma porque por primera vez en el país se exige que el agente financiero pague un canon".

"Evidentemente, todas estas obligaciones que se le imponen al Banco requieren de un control profundo y serio en los próximos cinco años, porque luego habrá que hacer una evaluación para que el contrato pueda ser renovado por cinco años más. El control del cumplimiento es consustancial a este proceso de renovación", afirmó.

Sciara recordó que durante las negociaciones hubo tres bancos interesados. "Queríamos garantizar una amplia concurrencia, este fue un tema que nos preocupó y está plasmado en el pliego y en los términos de referencia. Pero obviamente, que esta amplia concurrencia tenía que estar dada dentro de un contexto que garantice que el agente financiero responda a ciertos patrones de responsabilidad y de dispersión territorial.

"Incluso, no hacía falta comprar el pliego para enterarse de su contenido porque estaba publicado en Internet como una manera de darle la mayor publicidad posible. Tuvimos tres interesados: Credicoop, el Banco Nación y el Banco de Santa Fe, se vendieron dos pliegos: uno al Banco Nación y otro al Banco de Santa Fe, y se presentó una sóla oferta, la del grupo Eskenazi que resultó la ganadora porque "demostró capacidad técnica y económica para ser la adjudicatoria. Estamos muy complacidos de la forma de cómo se desarrolló este proceso licitatorio que marca un cambio rotundo en la manera de tener un agente financiero que cumpla con determinados principios puestos por la autoridad política, en este caso por el Poder Ejecutivo. Fue un proceso claro, totalmente trasparente y público para tener un agente financiero que responda a las necesidades economicas de la provincia y garantice una correcta administración de los recursos del Estado", concluyó el ministro de Economía.

Comentá la nota