Procesaron a la viuda de Forza por remedios truchos

Procesaron a la viuda de Forza por remedios truchos
La justicia consideró a Solange Bellone como presunta responsable de la venta de medicamentos oncológicos falsos a obras sociales.
La Sala II de la Cámara Federal porteña procesó este jueves a Solange Bellone, viuda de Sebastián Forza, el empresario asesinado en agosto del año pasado en General Rodríguez, por haber sido "supuestamente responsable de la venta de medicamentos oncológicos falsos" a obras sociales.

Voceros judiciales aseguraron que la decisión fue tomada al revocar el sobreseimiento y procesar a la viuda en base a las pruebas de la causa, que vincularían a la mujer con la "cadena de comercialización de medicamentos oncológicos supuestamente adulterados" en el marco de una investigación iniciada en 2007.

La acusada era esposa de Sebastián Forza, el joven empresario farmacéutico que junto a Damián Ferrón y Leopoldo Bina fue asesinado hace 13 meses, en un crimen mafioso que se relacionaría con el tráfico de efedrina.

Junto a su pareja, Solange fue presidenta de la droguería Seacamp S.A., que en 2007, según consta en la investigación, habría entregado medicamentos contra el cáncer a una obra social que -a su vez- hizo llegar a dos de sus afiliados remedios oncológicos presuntamente adulterados.

La causa, igualmente, no está relacionada directamente con la mafia de los medicamentos que ahora investiga el juez federal Norberto Oyarbide. Se trata de una investigación anterior en la cual se analizaba la adulteración de un lote de remedios oncológicos elaborados para el tratamiento de cáncer de mama.

El fiscal Marcelo Munilla Lacasa había pedido que se indagara a Bellone en el marco de la causa que investiga "la adulteración y comercialización del medicamento Herceptin 44° mg por 1 vial con 440 mg de principio activo, elaborado originalmente por el laboratorio Roche, incluidas las consecuencias dañosas que su utilización habría producido".

La presunta adulteración de los remedios fue advertida los días 26 y 30 de abril de 2007, cuando pacientes del Instituto de Asistencia Social para Empleados Públicos (Isapep), de Formosa, y de las Fedecámaras, se presentaron en los hospitales Italiano y Tornú, respectivamente, para aplicarse los medicamentos y los profesionales advirtieron supuestas diferencias con los remedios habituales.

Comentá la nota