Procesaron y excarcelaron a Quintana

Al igual que sus camaradas Raúl Rojas y Gastón Guarda, el director de Investigaciones de la Policía de Misiones, Rubén Quintana, fue notificado este miércoles del procesamiento sin prisión preventiva por las escuchas ilegales que sufrieron el dirigente judío Sergio Burstein y el empresario Carlos Avila.
Los abogados defensores dijeron que el juez federal Norberto Oyarbide les comunicó su resolución al filo de las 14:30 y en forma inmediata comenzaron los preparativos para el retorno a la provincia de Misiones, lo cual ocurriría este jueves, en horas de la mañana.

Quintana fue procesado por los delitos de falsedad ideológica y escuchas ilegales. El director de Investigaciones fue el único de los tres que no fue pasado a disponibilidad por la Policía y estuvo preso doce días, casi una semana menos que Rojas y Guarda.

Quintana quedó procesado porque firmó uno de los pedidos de intervención telefónica que fue presentado luego ante el juez de Instrucción Horacio Gallardo. Supuestamente esas escuchas debían llevar a la Policía a detener a Pedro Antonio "Leca" Figueredo, un delincuente que es buscado por el homicidio del contador José María Píccoli.

Los números de teléfonos fueron aportados a Investigaciones por el ex comisario de la Policía Federal Ciro Gerardo James, quien integró las filas de la División Robos y Hurtos y tenía buenos contactos con la Policía local a raíz de algunos procedimientos conjuntos que habían hecho.

James nunca les habría dicho a los policías misioneros quiénes eran los titulares de las líneas telefónicas. Era este ex policía quien retiraba las cintas en Observaciones Judiciales de la Side y luego las remitía a Misiones. Ahora se investiga si James buscaba montar una red de espionaje paralela para el Gobierno porteño o si en realidad recolectaba información y luego la vendía al mejor estilo de una Pyme.

Comentá la nota