Procesaron al empresario Emilio Casals

El juez federal de Posadas, Ramón Claudio Chávez procesó sin prisión preventiva al empresario Emilio Casals por utilizar documentos falsos para poder transitar por las rutas argentinas y de Brasil con un colectivo que no contaba con la habilitación de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT). El magistrado posadeño tomó la decisión la semana pasada, pero recién trascendió este martes. En la misma, Chávez decidió fijarle una caución de 20 mil pesos para permitirle llegar en libertad al juicio oral y público.

La investigación sobre la habilitación del micro, un Megadic modelo 93 de la empresa Emilio Viajes, se inició en abril pasado, días después del trágico accidente que se cobró la vida de ocho jubiladas misioneras que retornaban de Camboriú tras participar de la fiesta denominada "Abuelazo del Mercosur".

El fiscal federal Juan Carlos Tesoriero y agentes de la Prefectura Naval recolectaron una serie de elementos de prueba que demostraron que el empresario utilizaba documentación falsa de la CNRT para poder superar los controles ruteros.

Una de las pruebas que está incorporada al expediente es una fotocopia de la supuesta habilitación de la CNRT que Casals presentó ante la Prefectura de San Javier cuando el micro partió hacia Brasil con el contingente de jubilados misioneros que iba a participar de la fiesta en el balneario del vecino país.

Desde un primer momento la CNRT dijeron que era imposible que un micro con esa antigüedad -16 años- haya sido habilitado para la realización de viajes turísticos, menos al exterior.

Los investigadores sospechan que se utilizó documentación original de la CNRT que fue escaneada y luego se le insertaron los datos falsos del micro. La irregularidad no hubiera saltado si el colectivo no se desbarrancaba en la noche del 19 de abril pasado en la BR 282.

En el paraje Rancho Queimado, una zona de serranías y de difícil tránsito, el micro quedó sin frenos, salió fuera de la cinta asfáltica y cayó 60 metros en un precipicio.

Los peritos establecieron que el micro tenía incompleto el sistema de frenos, carecía de cinturones de seguridad en los asientos y a su vez éstos se hallaban atornillados a una débil varilla de aluminio y se desprendieron al producirse el accidente. Además, circulaba a una velocidad mayor a la permitida en ese lugar.

Además de la causa que se tramita ante la Justicia Federal de Posadas, en Brasil hay un expediente paralelo en que están imputados el conductor del micro y el propio Casals.

Comentá la nota