Procesaron a la dueña de Le Coq Doré

El juez federal de Santa Rosa, Pedro Vicente Zabala, dictó el procesamiento de la propietaria de "Le Coq Doré", un ex cabaret devenido en pub de donde había sido rescatada una menor de 17 años.
El magistrado dio por probado que la joven ejercía la prostitución en el local nocturno y ordenó que la mujer, de 45 años, continúe detenida. Sin embargo, dictaminó a su vez que no hay elementos para establecer que existió el delito de trata de personas, por lo cual se declaró incompetente y remitió las actuaciones al fuero penal provincial.

La resolución es por demás llamativa. La Ley 26.364, que pena la trata de personas, establece que se entiende por trata de menores "el ofrecimiento, la captación, el transporte y/o traslado, la acogida o la recepción de personas menores de 18 años con fines de explotación". Además, establece que existe trata de menores aún cuando no medie "engaño, fraude, violencia, amenaza o cualquier medio de intimidación o coerción, abuso de autoridad o de una situación de vulnerabilidad, concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre la víctima" y que "el asentimiento de la víctima" no tiene "efecto alguno".

Zabala consideró que hay pruebas para establecer que la propietaria cometió el delito de facilitamiento de la prostitución a una menor, pero que no había trata de personas ya que no se habría probado la captación, tal como se aseguraba en la denuncia presenta por el fiscal Marcelo Colombo, titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones de Secuestros Extorsivos y Trata de Personas. La situación de la adolescente había sido puesta en conocimiento por la Subdirección de Políticas de Género del municipio santarroseño, tras lo cual se inició la investigación.

La acusada, quien es familiar de los "Veco" Rodríguez (una tradicional familia de Zona Norte e históricos punteros del justicialismo local), está alojada en la Unidad Penal 13. Cuando la Gendarmería realizó el allanamiento, la orden de captura también alcanzaba a su socio y pareja, quien no estaba en el lugar y ahora permanece prófugo. Fuentes de la investigación habían asegurado que el hombre podría estar en la ciudad y que iban tras su pista, pero a un mes del procedimiento aún no lo pudieron detener.

En principio, la causa pasaría al Juzgado de Instrucción 3, de Laura Armagno, que es el juzgado de turno por estos días. Luego, se debería definir si la jueza acepta o no la causa. En caso de rechazarla, existirían dos posibilidades: que la envíe al Juzgado 2, de Carlos Besi, que estaba de turno al momento del procedimiento, o que la devuelva al Juzgado Federal.

"Le Coq Doré" funcionó durante años como cabaret o -tal como establecía la ordenanza municipal- whiskería. A partir de la decisión del Concejo Deliberante de prohibir este tipo de comercios, ante la sospecha de que funcionaban como prostíbulos encubiertos y donde se fomentaba la trata de personas, sus dueños (que lo habían adquirido meses antes) habían pedido la habilitación como pub.

Comentá la nota