Procesan a tres empleados de Sedronar

Es por el hallazgo de 7 kilos de cocaína en un auto oficial. El recorrido del expediente que afecta al propio secretario antidrogas.
En la causa por el hallazgo de casi 7 kilos de cocaína en un auto oficial, el Juzgado Penal de Quilmes procesó a los tres empleados de la Secretaría Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar).

Carlos Oreiro (64), jefe de automotores y chofer personal del secretario antidrogas, José Ramón Granero, está recluido en un centro

penitenciario con cuidados especiales por problemas de salud. Y los otros dos choferes, Hernán Claudio Aboy (34) y Fernando Salcito (43), también quedaron procesados pero, por ahora, con excarcelación.

Fuentes con acceso al expediente en la causa que encabeza el Juez Penal de Quilmes, Luis Armella, le dijeron a PERFIL que el delito que se les imputa es "transporte de estupefacientes agravado", el cual tiene dos agravantes. La primera es que participaron más de tres personas y la segunda es que son funcionarios públicos de la dependencia de la Nación que lucha contra el narcotráfico.

Los 7 kilos de cocaína fueron encontrados dentro de una camioneta Peugeot Partner de la Sedronar. Sucedió el 30 de octubre de 2008, cuando el vehículo fue llevado a tapizar a un local de Avellaneda. Ahí, el tapicero Angel Bay se dio cuenta que del lado del conductor había un hilo verde "bailando", lo tiró y encontró 14 panes y dos tizas de lo que después se supo que eran clorhidrato de cocaína, muy pura.

"La droga estaba numerada, similar a lo que se usa en operativos antidrogas, incluso había números de paquetes repetidos", le dijo a PERFIL una de las fuentes judiciales.

El secretario antidrogas, José Ramón Granero, ha tratado de despegarse de la causa insistiendo en que la droga encontrada son restos de un secuestro en Santa Fe de 26 kilos de cocaína el 15 de octubre de 2007. La camioneta le fue otorgada a la Sedronar tras ese decomiso. Sin embargo, los peritajes dieron como resultado que ambas drogas no son las mismas.

En el Juzgado Penal de Quilmes confirmaron que no quedan más pericias por hacer, y que por las pruebas y los testimonios recabados, es improbable que la justicia santafecina se haya olvidado la droga en la camioneta.

Comentá la nota