Procesan nuevamente a Fernández Gez por crímenes durante la dictadura.

Miguel Ángel Fernández Gez, condenado a prisión perpetua por el homicidio de Graciela Fiochetti y los hechos conexos que allí se investigaron, deberá rendir cuentas ahora por 17 casos de torturas, cuatro hechos "por las privaciones ilegitimas de libertad, secuestros, coacciones e imposiciones de torturas" y por los homicidios agravados de Sebastián Cobos y Dante Bodo, ocurridos durante la dictadura militar.
Así lo resolvió el juez federal Juan Esteban Maqueda, cuyo resolutorio se comunicó a las partes ayer.

En el documento expedido por el juez federal, también se ordena "trabaar embargo preventivo por la suma de un millón de pesos para cubrir gastos y costas procesales".

En esta causa se suman las denuncias por privación ilegítima de la libertad, secuestros, coacciones e imposiciones de torturas "que tienen como víctimas a Anibal Franklin Oliveras, Manuel Armando Alfonso, Juan Fernando Vergés, Carlos Enrique Correa, Andrónico Agüero, Mirtha Gladys Rosales, Ana María Garraza, Isabel Catalina Garraza, Juan Cruz Sarmiento Cabrera, Alfreo Luis Montoya, María Ponce de Fernández, Jorge Alfredo Salinas, Juan Manuel Echandia, Lucy María Beatriz, Alejo Sosa, Julio Lucero Belgrano y Ramón Gómez.

También por los mismos cargos "con seguimiento y/o causación de muerte, que tiene como víctimas a Domingo Idelgardo Chacón, Adolfo Pérez, Luis María Frum y Vicente Rodríguez".

Esta resolución también traería aparejado a futuro un nuevo procesamiento para algunos de los represores que ya cumplen condena por crimenes de lesa humanidad en el juicio desarrollado en San Luis y también integrantes del aparato de terrorismo de Estado que actuó en estas tierras a partir del año 1976. Otro de los implicados en estos hechos que debería responder cuando se sustancie el juicio oral y público, sería quien se desempeñaba como jefe del III Cuerpo de Ejército, con asiento en Córdoba, de la que dependía San Luis, el general Luciano Benjamín Menéndez.

Comentá la nota