Procesan a D´Elía por la toma de la comisaría y le embargan $ 100 mil

Lo decidió el juez Torres, quien le había concedido la eximición de prisión.
Privación ilegal de la libertad, coacción agravada, daños y lesiones. Por esos cuatro delitos fue procesado ayer el líder piquetero Luis D'Elía. Es por la protesta realizada hace más de cinco años en una comisaría de La Boca por el homicidio de un militante de su agrupación.

El peor de esos delitos tiene una pena de hasta quince años de cárcel, pero D'Elía seguirá en libertad porque oportunamente había sido eximido de prisión. Además, siempre estuvo a disposición de la Justicia, según dijeron en Tribunales.

La privación ilegal de la libertad que se le endilgó a D'Elía fue en perjuicio de una pareja y su hijo que se encontraban por un trámite en la comisaría, según se desprende del fallo firmado ayer por el juez federal Sergio Torres, al que Clarín tuvo acceso.

Mónica Godetti estaba embarazada y ese día tuvo una crisis de nervios al quedar retenida dentro de la comisaría durante dos horas, pese a los pedidos que hizo para que la dejaran salir por su estado de gravidez, según consta en la causa.

El líder de la Federación de Tierra, Vivienda y Habitat (FTV) tomó junto a otros manifestantes la comisaría 24 para exigir la detención de un sospechoso por el homicidio de Martín "Oso" Cisneros, del comedor Los Pibes, una de las organizaciones que integran la FTV.

El incidente ocurrió el 26 de junio de 2004, pero D'Elía recién fue indagado hace un mes. El líder ya había sido procesado recientemente por "lesiones en riña" por el enfrentamiento con manifestantes que protestaron en 2008 en Plaza de Mayo contra el Gobierno por el aumento de las retenciones a las exportaciones de soja.

"Los hechos no sucedieron como los imputados aducen sino que, efectivamente, medió un violento desalojo de quienes se encontraban dentro de la dependencia policial", sostuvo el juez sobre la defensa argumentada en la causa por D'Elía. También fueron procesados Angel "Lito" Borello, del comedor Los Pibes, y Luis Bordón.

"Lo que se le enrostra a los nombrados no es el reclamo orientado a obtener justicia sino su materialización mediante actos claramente violentos y agresivos", escribió el juez en su resolución.

Torres tuvo en cuenta las declaraciones de los policías que se encontraban esa noche en la comisaría, además de otras pruebas. Así, el cabo Rubén Braga aseguró que D'Elía gritó en la casa de Cisneros, adonde fue luego de enterarse del homicidio: "Vamos a la comisaría y la vamos a prender fuego".

D'Elía y los militantes del comedor Los Pibes acusaban a la comisaría 24 de darle protección a quien finalmente fue detenido, luego de la protesta, y hasta condenado, tiempo después, por el homicidio de Cisneros, Juan Carlos Duarte.

La secuencia de hechos y delitos investigados es la siguiente:

lesiones a un policía y daños a dos patrulleros en los incidentes registrados frente a la casa de Cisneros;

daños en la comisaría; privación ilegal de la libertad de en perjuicio de Godetti.

Para el juez, en toda la secuencia, de principio a fin, se configuró la "coacción agravada por haber tenido como propósito la obtención de una medida por parte de los poderes públicos", esto es la detención de Duarte.

Comentá la nota