EL PROCESADO SOLÁ TORINO ESTÁ A PUNTO DE JUZGAR UN CASO DE NARCOTRÁFICO

La llegada a juicio oral y público de uno de los casos más importante registrados en Salta en materia de narcotráfico y el procesamiento de uno de los camarista por un hecho vinculado a ese mismo ámbito, ha encendido el debate antes del debate mismo.
El Tribunal Oral Federal tiene a las puertas el juicio por el operativo denominado "Carbón Blanco" , en el que se detuvieron a 13 personas y se secuestró 738 kilos de cocaína, y el dilema a resolver es si es saludable o no hacer frente a tremendo caso con uno de sus miembros procesado por un delito devenido por condenar casualmente con narcontraficantes de la misma talla de los que tendrán que juzgar?

El debate al denominado clan "Motok" debía haber comenzado el martes pasado, sin embargo, el juicio se suspendió por la sorpresiva renuncias de algunos abogados, quienes si bien no hicieron formalmente ningún planteo por el hecho de que un juez procesado, José Antonio Solá Torino, conforme el tribunal juzgador siendo que está en el mismo nivel de las personas que llegaran a juicio, la mayoría de ellos señaló por lo bajo lo antiético que esto se va a ver ante la sociedad.

Concretamente, el tribunal conformado también por los jueces Roberto Frías y Rogelio Saravia Toledo, tiene previsto comenzar a juzgar a la banda de los Motok el martes próximo. Los acusados son Ernesto y Alejandrino Motok, Oscar Avendaño, Severino Arancibia, José Díaz, Oscar Hierro, Ramón Guaymás, Marcelo Rojas, José Luis Sandoval, Héctor Motok Almada, Ever Saucedo Céspedes y Juan Carlos Alegre.

Este grupo de personas, liderados por Ernesto Sandalio Motok, están acusados de haber trasladados de Bolivia a una finca de José C. Paz un cargamento de 738 kilos de cocaína, la que entró al país en un camion que transportaba bananas. Para la operación, la banda asoció a personal de aduana, transportistas y otros integrantes de una organización que cayó cuando la policía, enterada por escuchas telefónicas, cayó en la casa de José C. Paz, en Buenos Aires, y comenzó a detener todos los que participaron del golpe, ocurrido el 31 de diciembre de 2005.

El encargado del caso fue el juez federal Adolfo Araóz Figueroa, interino en ese momento, quien no demoró mucho en reunir las pruebas en contra de la banda y el 1 de febrero procesó a trece de ellos por el contrabando, transporte y tenencia de la droga. De los procesados sólo uno despegó, el resto comenzara a ser juzgado desde el martes que viene.

Como se aprecia, la causa no es cosa pequeña y antes de comenzar el debate mismo, ya hay rumores que no dejan bien parado al tribunal, pura y exlclusivamente debido a Solá Torino, quien paradojicamente también cayó gracias a la red de escuchas telefónicas que la justicia federal despliega en cada caso que llega a sus manos.

La polémica alcanza incluso lo jocoso, ya que muchos señalan que para el "Toto" el caso se plantea como un problema gremial interno. Hasta ayer, fuentes judiciales especulaban que la decisión del Consejo de la Magistratura para volver a plantear el caso Solá Torino pudo haberse debido casualmente a esta polémica, no obstante y como sucede desde que el juez fue puesto en el paredón, nadie habla sobre el asunto.

Algunos esperan que el fiscal Julio Homero Robles, al iniciar el debate, realice algún planteo que incluso para dejar de lado al camarista procesado, teniendo en cuenta de que posteriormente puedan surgir planteos pidiendo la nulidad del debate o que en medio del juicio mismo, todo quede en la nada ante la falta de resolución del Consejo de la Magistratura.

Comentá la nota