PROBLEMAS CON UN VITAL RECURSO Pinedo atribuyó la baja presión del agua al alto consumo

El secretario de Obras y Servicios Públicos consideró que los juninenses deben reducir a la mitad la utilización del líquido elemento para evitar graves problemas en el futuro.
En los últimos días se ha venido registrando el reclamo de algunos sectores de la ciudad por la baja presión de agua en sus canillas, acompañado por las altas temperaturas registradas.

El secretario de Obras y Servicios Públicos de la Municipalidad de Junín, arquitecto Agustín Pinedo no dudó en atribuir esa baja de presión al alto consumo.

“Junín tiene un consumo promedio de 420 litros diarios por habitante, lo que está por encima del doble de la media internacional. En Italia, el país europeo que más consume es de 200 litros por día”, agregó.

Mencionó que en cuatro años y medio de gestión, el actual gobierno municipal ha hecho 14 nuevos pozos que arrojaron resultados buenos en cuanto al bajo contenido de arsénico, según aseguró el funcionario quien, sin embargo, expresó que esa cantidad de pozos es insuficiente por el “exagerado consumo que existe”.

Sostuvo que “habrá que reducir el consumo de manera muy importante” mostrándose partidario de “una política de medición, pero no como hay ahora, de cinco mil medidores, sino de la totalidad de la población y que el costo sea por litro, para que el consumo se reduzca a la mitad”.

Recordó que “el agua es un recurso escaso y el derroche que estamos haciendo, seguramente nos va a costar caro. El agua a futuro va a ser un gran problema”.

También Pinedo sostuvo que si los precios de la soja en el mercado internacional, mejora, esto generará en un aumento de las áreas sembradas y consecuentemente eso demandará mayor riego en los campos, “trayendo como consecuencia una depresión de las napas y por ello menos agua en la ciudad. Hay varios problemas a futuro que se deben ir pensando cómo resolverlos”, expresó el funcionario municipal.

Los nuevos pozos no son profundos pero según dijo Pinedo se obtiene agua de calidad. “Esos pozos nos están dando valores de 0,02 y 0,01 de arsénico, muy por debajo del 0,10 que es lo permitido en la Provincia y del 0,05 del Código Alimen-tario Nacional”, citó Pinedo.

El secretario de Obras Públicas dijo que se derrocha agua en el riego de las calles de tierra, sumada a la gran cantidad de piletas, no solamente en los clubes sino también en los domicilios, además de las pérdidas existentes en inodoros, piletas y lavatorios de las viviendas. “Esa gotita que uno ve caer, al cabo del día son miles de litros”, sentenció el funcionario municipal en diálogo con DEMOCRACIA.

“Habrá que consumir menos”, dijo Pinedo quien reiteró que “es la solución que debemos plantearnos a futuro. Hay que usar el agua en forma racional, porque vamos a tener serios problemas”, insistió el secretario de Obras y Servicios Públicos.

“Junín –mencionó- tiene excelente agua potable hasta los 65-70 metros pero hay zonas cercanas a esta ciudad, a cien kilómetros donde el agua es imposible de beber. No es un recurso que están en forma prodiga en la naturaleza y que se pueda derrochar. Al contrario hay que cuidarla muchísimo”, insistió.

Comentá la nota