PROBLEMAS URBANOS Buscan limitar la construcción de torres en Villa Pueyrredón

Vecinos habían denunciado irregularidades en 32 obras
Tras numerosas denuncias de vecinos, el macrismo parece haber reaccionado y comenzó a controlar los problemas con la construcción irregular de edificios en Villa Pueyrredón y Agronomía. Mientras su bloque impulsa un proyecto para modificar las alturas máximas permitidas en la zona, desde el Ejecutivo empezaron a clausurar y hasta demoler parcialmente las edificaciones cuestionadas.

El área en conflicto son las 12 cuadras de Salvador María del Carril entre Campana y Constituyentes, y las dos de su continuación, La Pampa, desde Constituyentes hasta Burela. Esa avenida, límite entre ambos barrios, era una zona de casas bajas y pasajes, pero en los últimos años proliferaron los edificios.

Claro que con las construcciones llegaron los problemas. Es que los vecinos denunciaron varias veces ante el Gobierno que las 32 obras en marcha tenían irregularidades de todo tipo, desde excesos en los metros permitidos por la normativa hasta planos aprobados por arquitectos con la matrícula suspendida. Y el colmo: una de las obras denunciadas era de una constructora cuya apoderada, Myriam Picone, es la esposa de Sergio Trovato, jefe de la DGROC, precisamente el organismo encargado de autorizar los planos de obra en la Ciudad.

Recién después de que el conflicto apareciera en los medios de comunicación (Clarín lo publicó el 18 de agosto), Macri recibió, hace un par de semanas, a los vecinos. Tras esa reunión le encargó al legislador Patricio Di Stéfano que elaborara un proyecto para regular la altura permitida en la zona. "Proponemos que no se puedan construir más de 12 metros, unos cuatro pisos. Además, impediremos que se unifiquen parcelas para lograr que se autoricen más metros, y también prohibiremos ciertos usos comerciales", explicó el diputado.

En realidad, en la Comisión de Planeamiento Urbano ya había dos proyectos bastante parecidos, presentados por la presidenta de esa comisión, Silvina Pedreira (peronista) y Eduardo Epszteyn (ibarrista), a quien había apoyado Teresa de Anchorena (Coalición Cívica). Pero el hecho de que el oficialismo haya presentado su propio proyecto le da más impulso al tema, ya que sin los 26 votos de PRO era improbable que una iniciativa fuera sancionada. Por eso, en la Legislatura descuentan que la aprobarán.

Aún sin fecha para la votación, los vecinos esperan. "Los legisladores manifestaron su compromiso, ahora estamos siguiendo el tema con ansiedad", afirmó Ariel Venneri, de la asociación vecinal Salvemos al Barrio.

De aprobarse, la Legislatura estaría nuevamente modificando la normativa de edificación de un barrio luego de reclamos vecinales, como ya sucedió con Caballito y otras zonas afectadas por el último boom de la construcción.

Por supuesto, la ley regularía las construcciones que se hagan a futuro. Respecto de las edificaciones actuales, la Agencia Gubernamental de Control intensificó los controles en Salvador María del Carril. Según informaron, hicieron inspecciones en 46 obras, de las cuales clausuraron 12 y paralizaron otras 11 (a la espera de que los propios constructores corrijan los errores en 48 horas). Además, ordenaron demoler una ochava y un balcón que habían sido construidos irregularmente en dos obras. "Estamos siendo inflexibles con quienes quieren hacer obras por fuera de la ley. Son muy importantes las denuncias de los vecinos que nos ayudan a resolver este tipo de situaciones", aseguró Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gabinete porteño.

Comentá la nota