Problemas de plata, entre otros

Con un poco de plata y un paraguas de tiempo, el gobernador Juan Schiaretti y el intendente Daniel Giacomino hacen nuevos intentos para destrabar los conflictos con sus empleados y llegar a fin de año en tregua salarial.
A pesar de que todavía está lejos de cumplirse el acta que puso un tope del 60 por ciento para el gasto en personal, la Municipalidad le tirará mañana una oferta de aumento al Suoem. Aquí van algunas pistas sobre el carácter del ofrecimiento: será inferior al 13 por ciento que pide el gremio y no llegará a los 200 pesos de la Provincia; se tratará de un monto no remunerativo, por tres meses, no por única vez, y se podría blanquear en 2010 para que alcance a los jubilados. Del intendente para abajo, todos dan por descontado el rechazo del sindicato. Pero la oferta se completa con el pedido a la Secretaría de Trabajo de la conciliación obligatoria.

La Provincia también apelará a Trabajo para frenar los paros docentes de la semana que viene y terminar el año escolar. Los 200 pesos no remunerativos tirados en la mesa no se pueden estirar demasiado y el "principismo" de la UEPC sobre las sumas "en negro", en la lectura del Gobierno, hace muy difícil un acuerdo, que, deslizan, sí está cerca con el SEP. Como ocurrió el año pasado, el gobernador está decidido a pagarle solamente a los que pongan el gancho en un acta.

Contragolpe. Un día después de sacrificar a su alfil en la Legislatura, Miguel Ortiz Pellegrini, el ex intendente Luis Juez denunció la existencia de "coimas" en el Concejo Deliberante para la aprobación del aumento del boleto. No pudo transformar en una salida elegante la fuga de su ex jefe de bloque en la Unicameral, que iba a ser sancionado por litigar contra la Tamse siendo legislador (en violación de la Constitución), pero consiguió obturar una fractura en su bloque en el Concejo y la construcción de una mayoría "ad hoc" para la suba del cospel.

Los ofrecimientos hechos por funcionarios de Giacomino a las ediles Susana Frosi y Alejandra del Boca, sucesivamente, para dar el salto y ocupar la vacante Secretaría de Educación se quieren equiparar a la tentación con dinero. Sin ingenuidades, es claro que el Ejecutivo intentó con estas gestiones partir el bloque o abrir una banca para la suplente Laura Villalba y así acercarse al número mágico de 16 voluntades a favor del boleto a dos pesos.

Tal vez sea una demasía el anatema de "corrupción" que despacha el juecismo cuando no hay beneficios económicos en la comparación de dietas entre un secretario y un concejal y es discutible que sea ventajoso el cambio en otros aspectos. Pero también suena débil como justificación la necesidad del giacominismo de construir por cualquier vía una mayoría perdida por el estallido del Frente Cívico.

Todos unidos. El peronismo cordobés tuvo su Día de la Lealtad en paz. La presencia de gobernador y ex en un mismo acto, cuando hasta hace una semana iban a competir en convocatoria, es una señal hacia el interior del partido que busca constituir una alternativa ganadora en 2011. A su vez, las ausencias de los dos principales líderes locales en los actos programados por Néstor Kirchner, por un lado, y Felipe Solá, por el otro, posicionan al peronismo cordobés lejos de una articulación nacional. Si no están acá ni allá, los cordobeses son peronistas a cortejar. Cualquier joven en edad de merecer sabe que siempre hay propuestas seductoras para las que se muestran en soltería y sin apuro.

Comentá la nota