En problemas por las pistolas PRO

En problemas por las pistolas PRO
El bloque de Proyecto Sur recordó que las pistolas Taser fueron cuestionadas en la ONU. Amnistía Internacional le exigió a Macri que suspenda su uso. El ministro Montenegro dijo que servían para evitar "pérdida de vidas".
La compra de cinco pistolas Taser –que disparan dos dardos y producen una descarga eléctrica– sumó una nueva polémica a la novel Policía Metropolitana. El bloque de Proyecto Sur recordó que esas armas fueron cuestionadas por el Comité contra la Tortura y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU por considerar su uso como método de tortura. Señalaron que están dispuestos a ir a la Justicia penal e, incluso, llevar el caso a la ONU. En tanto, Amnistía Internacional exigió al gobierno porteño que suspenda su uso. El ministro de Justicia porteño, Guillermo Montenegro, defendió la compra de las Taser y sostuvo que son "una herramienta más para que la policía pueda evitar la pérdida de vidas".

La polémica comenzó cuando Proyecto Sur denunció que el gobierno porteño adquirió a comienzos de este año cinco pistolas Taser X26 y otras cinco escopetas Peper Ball (que lanzan gas pimienta) por 121 mil pesos. "El uso de estas armas de descarga eléctrica de alto voltaje es considerado desde 2007 una forma de tortura por el Comité contra la Tortura de la ONU", detalló Fabio Basteiro, jefe del bloque de Proyecto Sur en la Legislatura.

En un informe del año pasado, Amnistía Internacional relevó entre 2001 y 2007 un total de 334 muertes que involucraron el uso de las Taser. En 39 casos, se acreditó en la autopsia que la descarga eléctrica fue una posible causal de muerte. "Las armas de energía conducida como las Taser tienen la capacidad de alterar el ritmo cardíaco con consecuencias mortales, incluso en individuos sanos", advirtió el organismo de derechos humanos, que le exigió al gobierno porteño que "suspenda el uso de Taser hasta que no se realice una investigación independiente, seria y rigurosa sobre los efectos que provoca su utilización". "Las neopicanas cuentan con un nuevo beneficio: no dejan marcas, no dejan pruebas", advirtió el Observatorio de Derechos Humanos de la ciudad de Buenos Aires.

Los legisladores de Proyecto Sur le enviaron una carta a Montenegro en la que le reclamaron que revise su decisión y que informe el "tipo y cantidad de armamentos" de la Metropolitana. La kirchnerista Gabriela Alegre recordó que, luego del escándalo del espionaje ilegal, nunca les permitieron revisar los legajos de los policías. "pese a las denuncias sobre la incorporación de agentes del Servicio de Inteligencia Naval".

"Trescientas policías del mundo la usan. Está claro que ellos plantean una cuestión política. Casi salen a decir que vamos a salir a picanear. ¡Por favor!", señaló Montenegro a Página/12. "Se compraron cinco para probar si es cierto que se baja la cantidad de víctimas por disparo. En Miami en 2004 casi no dispararon un tiro usándolas", argumentó el funcionario. "Se van a utilizar en situaciones de dementes, violencia doméstica y suicidas. Es para cuidarle la vida a la persona. No se van a utilizar en las manifestaciones", remarcó ante este diario.

Sobre el alerta de Amnistía Internacional, interpretó que "lo que se le recomienda a los gobiernos es verificar la forma de utilización, porque un elemento de tortura puede ser un balde, una cucharita, cualquier cosa cuando se hace una mala utilización". "Provoca paralización de músculos, te caés, te ponen las esposas, te saca la descarga y se acabó. Es eso o pegarle un tiro con una nueve milímetros a alguien que viene a agredir con un cuchillo", ejemplificó el ministro, quien aseguró que las armas "no son letales". Luego admitió que su mal uso "sí puede ser letal". Sobre las muertes informadas por Amnistía Internacional, Montenegro retrucó que "hay más muertes con armas de fuego que con las Taser".

Por su parte, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, consideró que "si eso va a servir para reducir las protestas sociales, estoy decididamente en contra". "Yo las conozco, las revisé hace tres años, son herramientas de uso no letal. La Argentina no está todavía preparada para ello, pero no lo veo como una cosa que me quite el sueño", minimizó. "Macri vetó el Comité contra la Tortura y Montenegro adquiere picanas para la Policía Metropolitana", cuestionó el kirchnerista Francisco "Tito" Nenna. El legislador de Proyecto Sur Rafael Gentili advirtió que irán a la Justicia e, incluso, a la ONU. De manera similar a como ocurrió con la designación de Abel Posse, ayer mismo se había creado un grupo de Facebook que se llama: "¿Picanas Taser PRO? No, Mauricio, gracias".

Comentá la nota