Problemas para el 40% de exportación local

El principal comprador de San Juan impuso permisos de importación y ya hay camiones demorados.
Dos camiones cargados con pasas de uva sanjuaninas se quedaron varados ayer en el límite de Brasil, sin poder ingresar a ese país por una decisión del gobierno de Inacio Lula Da Silva, de endurecer los trámites de ingreso de los productos argentinos al gigante Sudamericano. La medida complica la exportación de entre 40% a 45% de la producción tradicional de San Juan, según informaron desde la Cámara de Comercio Exterior de la Provincia. Es que Brasil es el principal comprador de los vinos, pasas, uvas en fresco, aceitunas y aceites de oliva, sanjuaninos y anunció que desde el 14 de octubre suspendía las importaciones automáticas desde Argentina, esto implica que exigirán licencias para cualquier producto que ingrese a ese país; pero la medida se conoció ayer.

Ahora, cualquier comprador brasileño de productos argentinos deberá gestionar ante el gobierno un permiso que avale esta importación, y éste puede demorar entre 5 y hasta 60 días.

Por la mañana los cables de noticias aseguraban que sólo afectaba a las harinas, vinos, aceitunas y aceites argentinos, pero al medio día desde la Cámara dijeron que se aplicaba para todos los productos elaborados en el país. Explicaron que esta medida tomada por el gobierno de Brasil, "sin aviso previo", podría complicar las exportaciones locales de no mediar una solución urgente.

¿Por qué? Gutiérrez explicó que primero les preocupa la celeridad con la que salgan los permisos desde Brasil. En el caso mencionado de las pasas, les dijeron que demoraría al menos 5 días; pero si se tardara mucho más, Brasil puede sustituir este producto con el mismo de otros países que no tienen esta exigencia, como por ejemplo Chile, explicó Gutiérrez.

La reglamentación de Brasil sobre el otorgamiento de las licencias automáticas en las importaciones hablan de un máximo de hasta 60 días. Pero también está la posibilidad de que el vecino país decida no otorgar algunos permisos, porque se desconoce qué cupos va a otorgar, señaló el gerente.

Con este panorama "el Mercosur se transforma sólo en buenas intensiones, lleno de desprolijidades y hemos sido los argentinos, a través del gobierno nacional, quienes hemos empezado a poner trabas a las importaciones, incluidas las de Brasil", advirtió Gutiérrez.

La Cámara local puso énfasis en que este tema sólo se resuelve a través de una negociación política y ayer por la tarde, la presidenta Cristina Fernández adelantó que pedirá a su par brasileño que levante estas restricciones (ver aparte).

Negociaciones

La decisión del gobierno brasilero llega justo en medio de negociaciones de ambos países para afinar temas de comercio binacional. Pero se da después de que hace un año que Argentina eliminara las licencias automáticas de algunos productos provenientes de Brasil, como calzados y electrodomésticos -ver aparte-. Por eso, Gutiérrez dijo que "esto parece una represalia de Brasil y estas son las consecuencias".

Durante el primer semestre de este año el comercio bilateral cayó en más del 40% como consecuencia de la crisis económica global y de la medida argentina.

Desde la Cámara adelantaron que ya hay gestiones de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA), para revertir esta medida.

Comentá la nota