Problemas de nuestra ciudad, sin solución

La nueva administración de Bruera, a partir de diciembre de 2007, después de 16 años ininterrumpidos de Julio Alak, pronosticaba o por lo menos hacía esperar cambios para mejorar distintas cuestiones que datan de muchos años.

Por Alberto Breinlinger

Sin embargo, la gestión del actual intendente se limitó a concretar temas no muy relevantes, aunque no resueltos totalmente, como la limpieza de la ciudad y el aggiornamiento de los espacios verdes, que lucen para pequeños sectores barriales pero no constituyen de ninguna manera prioridades para nuestra comunidad. Uno de los temas que se desconoce es qué pasará ante una nueva amenaza de inundación, ante algún fenómeno inusual como el último, que no solamente produjo enormes daños materiales sino que además se llevó algunas vidas.

El tema del estacionamiento no tiene solución. La innovación del estacionamiento medido con los celulares ha producido algunas ventajas, pero debió hacerse en forma paulatina; y, frente al aluvión de los miles de vehículos que ingresan a la ciudad en forma creciente, no ofrece una gran solución. Es cierto que no se le puede exigir a la administración la resolución de problemas que vienen de años; sin embargo, sí se le pueden pedir planes que puedan plasmarse en el mediano y largo plazo. Aunque es cierto que la mayoría de ellos no solamente dependen del municipio, sino que requieren de políticas provinciales y nacionales.

Uno de los principales temas es el de los accesos a la ciudad, que está vinculado directamente a los medios de transporte y a obras de infraestructura. Así, ya resulta insuficiente el acceso a la ruta 2: son 18 kilómetros que, en el mejor de los casos, demandan 30 minutos en las horas pico. Igualmente, los accesos a zonas con población creciente, como Gonnet, City Bell y Villa Elisa, requieren de soluciones innovadoras: ampliación de los caminos, ensanches y nuevos accesos. Por ejemplo, el acceso a la autopista que nos lleva a la ciudad de Buenos Aires está totalmente colapsado; es urgente la realización de pasos sobre o bajo nivel para pasar las barreras totalmente obsoletas. Y vinculado a este tema, es urgente construir el acceso a la autopista de la ya proyectada bajada a City Bell.

Finalmente, la modernización del Ferrocarril Roca, con paradas intermedias en las localidades más cercanas, sería, sin lugar a dudas, un solución radical para aliviar los accesos vehiculares y el estacionamiento. Por ejemplo, una nueva estación ferroautomotor en Tolosa, donde se encuentra una infraestructura vetusta, pero que se puede restaurar y modernizar limpiando la calle 1 y transformando ese sector de la ciudad, cada vez más conflictivo.

Estas son algunos de las cuestiones que deberían ser temas de debate en la ciudad pero que no están presentes. El período electoral podría ser una oportunidad para tratar estos temas, como los de la construcción de viviendas para sectores marginales; la creación de un banco para satisfacer las necesidades de nuestros conciudadanos; la ayuda y asistencia al sector verde que circunda la ciudad; y el grave problema de la basura, que debe tratarse con los distritos vecinos con criterios modernos. La presentación de proyectos por parte de la autoridad municipal y la apertura al diálogo y la búsqueda de consensos para defender nuestros graves problemas parece lejana.

Comentá la nota