Problemas en las industrias por las bajas de tensión

El sector industrial de la Provincia también padece por la deficiencia en la prestación del servicio energético. Las constantes bajas de tensión no garantizan la energía necesaria para el funcionamiento de las maquinarias. Por la falta de energía disminuyó la producción.
El secretario general de la Asociación Obrera Textil, Jorge González, comentó que las industrias ubicadas en la zona de El Pantanillo tienen problemas para la producción. Puso como ejemplo el caso de la empresa Nortextil y Algodonera del Valle. "Ayer la gente no podía poner en funcionamiento los telares, que requieren 380 voltios de energía; estuvieron todas las máquinas paradas porque la energía no es suficiente. Es un hecho gravísimo porque se cae la producción y la gente se queda sin trabajar. Fue peor lo que pasó en Algodonera del Valle, donde se quemaron motores de máquinas de muy alto valor", aseguró el titular del gremio.

Por su parte, el gerente de la Unión Industrial de Catamarca (UICA), Raúl Colombo, expresó la preocupación del sector y consideró que la situación es "grave". En declaraciones a Radio Ancasti confirmó que el lunes próximo tendrán una entrevista con la gerencia de la empresa EDECAT.

"Estamos muy preocupados porque hay una menor actividad; tenemos problemas gravísimos de producción; ya no hay horarios para trabajar. El tema es nacional, pero también es local. Hay que poner en práctica las inversiones que el sistema necesita", aseguró.

Colombo opinó que la Provincia paga caro la desinversión en infraestructura energética. "Hace varios años que venimos hablando de la desinversión; hemos tenido infinidad de reuniones. Se dijo que con los generadores de 20 megas íbamos a tener un verano más tranquilo y resulta que ahora hay disminución de la actividad de las empresas y los problemas son serios", planteó el empresario.

El sector industrial también aspira a mantener un nuevo encuentro para conocer qué pasó con la puesta en marcha de los generadores ya que la Provincia no tendría la autorización de ENARSA. "Mientras se espera se nos queman los motores y estamos mandando a la gente a la casa porque no se puede trabajar", indicó.

Comentá la nota