Más problemas con el gobierno: fuerte rechazo a la nueva carta de porte

Según Rubén Del Fabro, de Productores Autoconvocados, el nuevo instrumento ideado por el gobierno nacional es "maquiavélico y termina siendo más caro que antes", por su compleja implementación. "Esto es interpretado como una provocación", agregó, y será "un punto importante más en los futuros reclamos".
El gobierno de la nación acaba de difundir la nueva reglamentación de la carta de porte, documento que ampara la mercadería transportada, de uso obligatorio y que refleja los movimientos físicos de los granos en las distintas etapas de su comercialización.

A pesar de que se anunció como una "concesión" al campo, ya que a partir de ahora será gratuita (antes costaba $ 15, recaudados por la Federación Agraria Argentina, y su obtención era un trámite muy simple), su implementación parece bastante compleja.

Al menos así lo entiende Rubén Del Fabro, que contó a Sin Mordaza que fue uno de los temas abordados en la última reunión de Productores Autoconvocados del Norte Santafecino. "Hemos estado analizando con mucha preocupación -comenzó diciendo- la implementación de la tan publicitada carta de porte gratuita, que en definitiva termina siendo más cara que antes. La implementación es muy compleja, implica una serie de pasos: desde tener una computadora con conexión de Internet y, además, un teléfono. Es un esquema que todavía no lo tenemos bien digerido, es decir, a aquellos que se les ocurra sembrar en el campo se van a ver muy complicados para emitir la carta de porte".

Estas nuevas condiciones implican, para el ruralista, "un maquiavélico mecanismo ideado, entendemos nosotros, por el sr. Echegaray (Ricardo), que desde la AFIP estaría bajando línea hacia el sector juntamente con la ONCCA (Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario). El mecanismo de la carta de porte es impracticable, porque primero tenemos que entrar en una página de la AFIP, vía Internet, solicitarla, imprimirla y tiene una validez de 60 días. Lo que ocurre es que el productor está cosechando en medio del campo, tiene que largar el camión y hay que comunicarse, vía telefónica, a un 0-800 o enviar un mensaje de texto. Imagínese, ¿cómo hace un productor en lugares donde ni siquiera hay señal de teléfono celular par obtener un código de habilitación para que se active la carta de porte? Después, quien recibe esa mercadería, tiene que deshabilitar esa código y de vuelta a comunicarse con el organismo".

"Esto es interpretado como una provocación", dice Del Fabro. Y hace esta comparación sobre la tan mentada "gratuidad que tanto se anunció: todos sabemos que una carta de porte tenía un costo de $ 15 por camión y si ese camión está cargado con girasol, por ejemplo, tiene $ 5.000 de retenciones. Vemos esto con mucha preocupación, vamos a alertar a los productores y entendemos que es un punto importante más en los futuros reclamos", finalizó.

Comentá la nota