Problemas de fondos.

RACING: Racing tiene una deuda de $ 19.098.068,17, un déficit mensual de $ 1.500.000 y 8.896.725,41 en sus arcas; mientras tanto, espera que la Justicia determine si los pases de 28 de sus futbolistas le pertenecen plenamente o debe compartirlos con Blanquiceleste SA.
Creer que los inconvenientes de Racing se reducen a un promedio ajustado por la zona del descenso, o que carga con problemas con jugadores que sufren lesiones, sería un error. No sólo se trata de una pelota la vida de la Academia, su estado es más delicado y complejo. El club de Avellaneda está en un momento muy difícil a nivel económico, y su capacidad para responder con sus obligaciones se ve un tanto condicionada. Sucede que los conflictos entre el club y Blanquiceleste SA no finalizaron y aún hay capítulos por escribir. Es decir, debe afrontar una deuda de casi 19.098.068,16 de pesos (además, hay $ 3.256.959,84 en revisión, ver aparte), cuenta con $ 8.896.725,41, debe soportar un déficit operativo mensual cercano al $ 1.500.000, y todos los jugadores que surgieron de las inferiores, en los últimos diez años, son el botín de un conflicto legal entre la ex gerenciadora y Racing.

Trabajan en silencio, aunque día tras día se presentan complicaciones de todo tipo para la nueva conducción del club. La atención está concentrada en el futuro, en poder salir adelante con las obligaciones de pago a partir de la venta de jugadores. Sin embargo, eso no parece una tarea sencilla, ya que legalmente, los derechos económicos de los futbolistas que surgieron durante la etapa del gerenciamiento, estaban divididos de la siguiente manera: el 80% era de Blanquiceleste SA y el 20%, de Racing.

La contadora Liliana Cichero, la síndico que lleva adelante el concurso preventivo de la empresa, confeccionó una lista de los futbolistas profesionales que forman parte del activo de la gerenciadora. En total, son 28 los jugadores cuyos pases son compartidos entre Racing y la empresa: Franco Zuculini, Claudio Yacob, Gabriel Mercado, José Shaffer y Pablo Caballero, entre otros.

"Es casi imposible perder ese 80% de los jugadores. Si tenemos que vender a Yacob, Zuculini y Shaffer, Racing lo va a hacer y se quedará con el ciento por ciento del ingreso. En el hipotético e improbable caso de que la Justicia falle en contra [que le reconozca a Blanquiceleste SA esos activos] veremos cómo lo arreglamos. No podemos detener los activos del club a un fallo de la Justicia, que puede demorar cinco años", comentó Pablo Podestá, vicepresidente de la Academia. Vale aclarar, que en el caso de que la Justicia no le otorgue el ciento por ciento de esos pases al club, a Racing le correspondería, por ejemplo, por Yacob y por Shaffer sólo el 18% de cada uno, mientras que por Zuculini y Caballero recibiría el 20% por cada futbolista.

Ahora bien, más allá del optimismo del dirigente de Racing, también hay una realidad innegable: Blanquiceleste SA está en concurso, aún no logró la conformidad con sus acreedores y en el hipotético caso de que esto último no sucediera, se decretará la quiebra de la gerenciadora y sus activos (entre ellos los pases de los futbolistas) serán subastados. Nadie espera llegar a esa instancia, la idea de los abogados de Racing es hacer pesar la culpabilidad de Blanquiceleste SA sobre la rescisión del contrato que los unía, y así quedarse con los pases de los futbolistas.

Sin embargo, la gerenciadora también debe responder a sus acreedores (Racing no fue reconocido por la Justicia como uno de ellos) y allí existe otro inconveniente. La principal acreencia le pertenece a Bergo Anstalt, una compañía con sede en Liechtenstein, y que le inició juicio a la gerenciadora el 18 de marzo del año último. Según se pudo averiguar, esta empresa off shore (inversora en la constitución de Blanquiceleste SA junto con Elmtree Investment Company Limited, con sede en las islas Vírgenes británicas) tendría el 75% de la acreencia y podría pedir cobrar su deuda con los porcentajes en cuestión.

"Sabíamos en qué situación estaba Racing cuando asumimos, y ahora tenemos que resolver las situaciones que se vayan presentando. En el campo jurídico, tenemos los mejores estudios y estamos seguros de que todos los fallos serán favorables", explicó Podestá, que, además, comentó que el club renegoció su vínculo con Banco Macro y firmó un convenio con Cachamay.

En el caso de lograr la totalidad de los pases de los futbolistas deberán cumplir con varios de los acreedores del club, entre los que se encuentran la AFIP ($ 5.080636,47), Nuevos Clubes Argentinos ($ 2.175.000), el Grupo Clarín, Alejandro Simeonato, Ignacio González, y hasta el Club Atlético Independiente que reclama $ 750.000.

No son los únicos problemas por resolver, porque algunos de los acreedores de Blanquiceleste SA pretenden iniciar acciones contra Racing, ya que en el contrato del gerenciamiento estaba establecida la solidaridad del club para con la empresa. Por eso, ahora, deberán responder a varios reclamos, entre los que se encuentran, por ejemplo, el de Francisco Maciel por US$ 200.000 y estaría en curso el pedido de un ex entrenador muy identificado con Racing.

Nuevos capítulos. Viejas historias. El mismo resultado: Racing en problemas.

* Más compañías extranjeras por Avellaneda

Entre las deudas que aparecen en el expediente de la quiebra de Racing está el reclamo de una empresa denominada Guiburg SAFI, radicada en Uruguay, que pretende cobrar $ 3.256.959.84. Sin embargo, Héctor García Cuerva, ex interventor del club, denunció ante la Justicia, el 10 de diciembre de 2008, que esa empresa es una "máscara constituida en el extranjero para perjudicar a Racing, y que fue y es controlada por Blanquiceleste SA o por sus socios o controladores Fernando De Tomaso y Fernando Marín y terceras personas que utilizarán para constituir el fraude en perjuicio de mi representada".

Comentá la nota