Los problemas por el cambio de horario

Existen suficientes evidencias que prueban que el cambio del huso horario rompe el equilibrio del sistema nervioso central y produce un fenómeno llamado distrés, que es la pérdida del equilibrio emocional y neurovegetativo", advirtió el cardiólogo Néstor Lódolo.
Irritación, falta de concentración y trastornos del sueño son los síntomas esperables del mal dormir ocasionado por un desajuste del reloj biológico que regula nuestros ciclos de sueño-vigilia: el llamado reloj circadiano. "Existen suficientes evidencias que prueban que el cambio del huso horario rompe el equilibrio del sistema nervioso central y produce un fenómeno llamado distrés, que es la pérdida del equilibrio emocional y neurovegetativo", advirtió el médico especialista en Cardiología del Ejercicio Néstor Lódolo.

Cuando todavía se debate en nuestra provincia si Entre Ríos adherirá al cambio de huso horario que propone el Ejecutivo nacional, Lódolo señaló al sitio AIM Digital, que si se concreta, "traerá un arrastre en la mayoría de las personas, en particular los mayores, ya que el hecho que la noche comience más tarde hace que muchos de nosotros terminemos el día en un horario no habitual, mucho mas tarde".

El profesional detalló que además, "la casuística indica que el cambio del huso horario puede provocar infarto agudo de miocardio en las personas con facilidad para padecer angina de pecho o angor inestable ó estable (enfermedades de las arterias coronarias).

Lódolo señaló que por el cambio del huso horario, las personas se exponen al estrés que provoca cambios a nivel neurovegetativo, ocasionando alteraciones a nivel neuro-hormonal con altibajos en la presión arterial y en la vaso constricción y dilatación periférica. "Existen suficientes evidencias que prueban que el cambio del huso horario rompe el equilibrio del sistema nervioso central y produce un fenómeno llamado distrés, que es la pérdida del equilibrio emocional y neurovegetativo. Esto ocasiona cambios en los mediadores neuro-químicos y con ellos se convierte en un factor de riesgo que potencialmente asociado a otros factores, puede provocar un infarto agudo de miocardio". No obstante, el especialista aclaró que no sucede con todos los individuos sino con aquellos que tienen facilidad para padecer angina de pecho o angor inestable ó estable, enfermedades de las arterias coronarias, que inclusive aumentan la coagulabilidad en la sangre. "Esto provoca un infarto agudo de miocardio, que es lo que la casuística indica".

Además afirmó que se deben considerar otros factores de riesgo: "en la mujer después de los 60 años y en el hombre después de los 50. También están más expuestos los fumadores, los diabéticos, las personas con colesterol alto y presión arterial elevada; y aquellos que tienen una genética inviable, es decir, que alguien de su familia tiene una enfermedad coronaria o de algún vaso. En este medio, el cambio del huso horario se constituye en un factor que rompe el equilibrio de la salud".

La solución, desde el punto de vista médico, es "desatender el cambio de huso horario: no variar el horario de cena o de acostarse, y mantener la rutina actual. La solución pasa por pensar cuales son las pautas necesarias para no provocar -de octubre a marzo- cambios que ocasionarán liberación de óxidos que perturbarán el equilibrio celular".

Lo que pasa en el mundo

Los cambios horarios son un tema de discusión también fuera de la Argentina: se estima que un cuarto de la población mundial adelanta sus relojes una hora en primavera, para volver atrás una hora en el otoño siguiente. En tanto, la pregunta sobre su impacto en la salud sigue abierta, y las evidencias científicas que comienzan a aparecer no son positivas.

Un estudio publicado en la prestigiosa revista New England Journal of Medicine mostró que en Suecia, durante los tres días posteriores al cambio de horario de primavera aumenta significativamente la tasa de infartos. Lo que observó el estudio es un aumento significativo de la tasa de infartos, de entre el cinco y el 10 por ciento, que se produce en los días posteriores al cambio de horario.

Comentá la nota