Más problemas en los bancos del mundo

El japonés Mitsubishi UFJ buscará un aumento de capital de US$ 10.500 millones; el banco Swedbank, uno de los principales de Suecia, debió ser capitalizado; el gobierno belga inyectó 3500 millones de euros en el KBC
En medio de la crisis que afecta a los mercados del mundo y mientras crece el temor a una recesión global, el sistema financiero sigue dando claras señales de ser el más afectado.

El Gobierno belga decidió inyectar 3500 millones de euros en el banco KBC, que sufrió una fuerte caída en la última jornada bursátil a raíz de los rumores sobre su falta de solvencia y liquidez, según un comunicado difundido por la entidad.

KBC emitirá títulos por valor de 3500 millones de euros para el Estado, "a semejanza de las iniciativas similares en todo el mundo", operación que espera que quede regulada a más tardar a finales de año.

La emisión de títulos no significa que el Estado pase a formar parte del accionariado del banco, de hecho la operación no modifica la posición de los accionistas actuales, según aclaró la radio pública belga RTBF. El Estado ya había tenido que acudir al rescate de Fortis -al que primero inyectó capital y que acabó dividido, en manos del Estado holandés y del banco francés BNP Paribas- y de Dexia, una entidad especializada en la financiación de pequeñas empresas.

Más capital. El primer banco japonés, Mitsubishi UFJ Financial Group, anunció hoy su intención de proceder a un aumento de capital de 990.000 millones de yenes (8000 millones de euros, 10.500 millones de dólares) para enfrentar la crisis financiera mundial.

Mitsubishi UFJ emitirá acciones preferentes por valor de 390.000 millones de yenes, destinadas a los inversores institucionales, y acciones ordinarias hasta por 600.000 millones de yenes, señaló el banco en un comunicado publicado por la noche.

La emisión de acciones ordinarias tendrá lugar en cualquier momento entre el 4 de noviembre del 2008 y el 3 de noviembre del 2009, según el comunicado. Las acciones preferentes serán emitidas en noviembre del 2008.

Por otro lado, el banco Swedbank, uno de los principales de Suecia, anunció hoy una ampliación de capital por 12.400 millones de coronas (1240 millones de euros) a través de la emisión de acciones preferenciales.

La emisión, que otorgará a los accionistas actuales el derecho a adquirir al menos dos títulos, está condicionada a su aprobación en la asamblea extraordinaria del 25 de noviembre, informó el Swedbank en un comunicado.

Accionistas que representan el 43% del capital se comprometiero ya a votar a favor y a adquirir títulos equivalentes al 100% de la cantidad total emitida. Las nuevas acciones serán vendidas a 48 coronas (4,8 euros), un 19 por ciento menos con respecto al curso del 24 de septiembre.

El Swedabank resaltó que sigue siendo un banco "rentable" y con una posición financiera "saludable", pero justificó la medida por la necesidad de operar "activamente y con decisión en estas condiciones de mercado volátiles e inseguras".

En Asia. El banco hongkonés Bank of East Asia (BEA), participado por Criteria, informó hoy a la Bolsa de Hong Kong que sus beneficios para 2008 podrían "caer sustancialmente" respecto a los obtenidos el año pasado.

La entidad financiera señaló en una nota enviada al operador bursátil que, a causa de la crisis financiera global, el banco se ha visto obligado a vender su cartera de obligaciones garantizadas con deuda (CDO´s, en inglés), sin esperar a su vencimiento, para evitar que el valor de la cartera bajara aún más.

Las pérdidas totales ligadas a la venta (ya completada) ascenderían a 3500 millones de dólares de Hong Kong (unos 448 millones de dólares, 350 millones de euros).

Los directivos del BEA explicaron que, a pesar de que la venta de esta cartera tendrá un "impacto negativo a corto plazo en los resultados financieros del banco", la decisión beneficiará a la entidad y a los accionistas por cuanto "eliminará la exposición del banco a pérdidas futuribles en el valor de este activo por ajustes del mercado".

"Por esas pérdidas, los beneficios del banco para el año que finaliza en 2008 se espera que caigan sustancialmente en comparación con el de 2007", advirtió el BEA, subrayando que el negocio del banco es sólido.

Comentá la nota