Problemas con el agua de red en el barrio San Fermín

Un análisis que mandó a realizar un vecino determinó que el agua era no apta para consumo humano. Desde el municipio se informó que la situación está solucionada.
A partir de sufrir reiterados cortes en el servicio de agua corriente y de constatar que el líquido que llegaba hasta las canillas de su casa, ubicada en el barrio San Fermín, presentaba partículas de tierra, decidió llevar una muestra a Bromatología para su correspondiente análisis.

El resultado fue contundente: "La calidad microbiológica del agua supera los límites establecidos por el artículo 982 del Código Alimentario Argentina para aguas de consumo".

De acuerdo a esa normativa, "con las denominaciones de agua potable de suministro público y agua potable de uso domiciliario, se entiende la que es apta para la alimentación y uso doméstico: no deberá contener sustancias o cuerpos extraños de origen biológico, orgánico, inorgánico o radiactivo en tenores tales que la hagan peligrosa para la salud. Deberá presentar sabor agradable y ser prácticamente incolora, inodora, límpida y transparente". A su vez, "el agua potable de uso domiciliario es el agua proveniente de un suministro público, de un pozo o de otra fuente, ubicada en los reservorios o depósitos domiciliarios".

El estudio determinó que el agua consumida por Claudio Piris y su familia presentaba más de 240 bacterias coliformes cada 100 mililitros de agua. Por esta razón, en el texto donde se detallan los resultados del análisis, firmado por Marta Banchero, directora de Bromatología, se aconseja "desinfectar" el agua antes de su consumo.

Esta semana, y a pedido de este bisemanario, el director de Servicio Sanitarios, Raúl Rapetti, explicó q ue "a raíz de la ampliación de la red de agua corriente que se encuentra en ejecución en los barrios San Pedro, San Jorge y Santa Marta, trabajos realizados por la empresa APCO, se interconectaron estas nuevas redes con las existentes en el San Fermín".

A través de una gacetilla de prensa, el funcionario indicó que "el abastecimiento se realiza por una tubería maestra de 20 centímetros de diámetros que sufrió una ruptura y, a raíz de ello al apagarse las bombas para repararla, ingresó tierra a dicha cañería".

Ante ese hecho, desde la Dirección de Servicios Sanitarios se ordenó la reparación y la purga de la cañería. A su vez, "a los vecinos se recomendó purgar la entrada de agua por la canilla de servicio para proceder a su limpieza".

En paralelo, personal de esa dependencia municipal procedió a clorar en dos oportunidades la nueva perforación que abastece a los barrios mencionados "para contrarrestar cualquier problema bacteriológico".

Comentá la nota