El problema por el Plan Federal ya es regional

Además de las dificultades en nuestra ciudad, el Municipio apelará a un recurso de amparo, también hay serios retrasos en Bragado, Pergamino, Chacabuco y General Viamonte.
Como pocas veces en las últimas décadas, este Gobierno nacional alentó al sueño de la casa propia a través del Estado. Sin embargo, muchas de ésas se probaron vacías y cada vez son más los inten-dentes, vecinos y contratistas indignados por los problemas del Plan Federal de Viviendas, la bandera de la obra pública en la región.

El problema no sólo afecta a Junín, en donde el hartazgo por la falta de respuestas llevó a que el Municipio y los vecinos se unieran para presentar un recurso de amparo ante la Justicia, sino que ahora también preocupa en Bragado, Pergamino, Chacabuco y General Via-monte.

De hecho, varios distritos bonaerenses analizan copiar la iniciativa local y también recurrir a una medida judicial, pero por ahora no hay nada confirmado, sólo una indignación mayúscula.

Es que a las quejas por la lentitud o hasta la paralización –como en Junín– se suman los problemas por la calidad de los materiales, que es deficiente, y los aumentos que sufrieron algunos adju-dicatarios.

En Bragado, por ejemplo, las empresas adjudicata-rias del Plan Federal firmaron en mayo el convenio para comenzar unas 40 casas, pero hasta el momento no hay certezas de cuándo llegarían los fondos para poder llevarlas a la práctica, según consta en un informe de la agencia InfoEcos.

La comuna llevó el reclamo al Ministerio de Planificación de La Nación y hasta el momento es uno de los municipios de la Provincia, que espera por una solución.

Pergamino

En Pergamino, el intendente Héctor Gutiérrez manifestó su preocupación por las demoras y señaló: "Hemos construido alrededor de 200 viviendas con el Plan Federal I que hizo que alrededor de 200 familias pudieran acceder a su vivienda con una cuota que no excede los 150 pesos mensuales".

El problema, dijo Gutié-rrez, es para lo que viene. "En el caso del Plan Federal II, las viviendas siguen siendo viviendas de 44 metros cuadrados, pero para acceder a ellas el Estado exige un ingreso de 3.500 pesos y una cuota que oscila entre los 600 y 700 pesos", protestó.

El problema, según el informe, se repite en Chacabu-co y en General Viamonte. En la primera prometieron 80 y en la segunda 59: ninguna está terminada.

Comentá la nota